Comparte esta noticia:

El conocido como Sistema Electrónico de Estabilidad (ESP) puede evitar hasta un 80% de todos los accidentes ocasionados por derrapes. Este sistema es ya obligatorio en varios países. En la Unión Europea (UE) lo es desde octubre de 2011. Hoy en día, el 78 por ciento de todos los nuevos vehículos de pasajeros y vehículos comerciales ligeros en Europa ya lo equipan.

En Bosch lo califican de ‘salvavidas’. La compañía ha instalado ya 100 millones de sistemas ESP en todo el mundo desde que en 1995 se iniciara su fabricación en serie. ¿El motivo de su notoriedad? Permite que, tanto en carreteras rectas como en tramos con curvas cerradas, los vehículos mantengan una mayor estabilidad y eviten los tan frecuentes accidentes por derrapes. Gerhard Steiger, presidente de la división Chassis Control Systems, de Bosch señala que, además,  ‘el ESP es un elemento importante que contribuye a una mayor eficacia de las funciones de asistencia y conducción automatizada’.

EL ESP, EQUIPAMIENTO ESTÁNDAR

Un análisis detallado de la amplia base de datos alemana de accidentes GIDAS muestra que, sólo en el año 2011, 540 vidas pudieron ser salvadas en Alemania gracias al sistema ESP. Este año, el 60 por ciento de todos los automóviles ya equiparán este conocido como ‘ángel de la guarda’.

Cada vez son más los países que están implantado una legislación que obligue a su incorporación de forma generalizada en todos los nuevos vehículos. Tal es así que en Europa esto ya es obligatorio para todos los automóviles homologados desde octubre de 2011. A partir de noviembre de 2014, ya no se requiere la búsqueda del ESP en los listados de opciones, ya que será un equipamiento estándar en todos los nuevos vehículos de la UE.

La incorporación de este sistema en todos los vehículos de hasta 4,5 toneladas ya es obligatoria en los EE.UU. Asimismo, el ESP está siendo implementado en Australia e Israel. En los próximos años, se sumarán a esta obligatoriedad del sistema, países como Japón, Corea de Sur, Rusia y Turquía. De hecho, el 55% de todos los vehículos de pasajeros y vehículos comerciales ligeros en todo el mundo están actualmente equipados con ESP, e incluso en China, casi uno de cada cuatro nuevos automóviles lo incorporan.

Desde el inicio de la producción en serie de sistemas ESP en 1995, hasta 2010, Bosch ha fabricado un total de 50 millones de estos dispositivos. Y en tan sólo cuatro años este número se ha duplicado. “Desde el año 2010, hemos fabricado más sistemas ESP anualmente en todo el mundo que del veterano sistema antibloqueo de frenos ABS”, afirma Steiger. Las plantas de producción de esta tecnología se encuentran ubicadas actualmente en Alemania, Francia, EE.UU., Japón, China, India y Brasil.

Comparte esta noticia:

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.