Comparte esta noticia:

Los coches ‘low cost’ ganan terreno y han pasado a ser una de las principales opciones de compra a la hora de cambiar de automóvil. Así lo indica el Observatorio Cetelem del Automóvil en España 2013. El precio se impone: el 74% de los conductores españoles se plantea la posibilidad de adquirir en el futuro un vehículo de bajo precio (‘low cost’), en el que se renuncia a elementos de equipamiento en favor de lograr un precio más competitivo.

Para beneficiarse de una bajada de precio en la compra, ¿a qué estarían dispuestos a renunciar? Ante esta pregunta, el informe revela que el 45% renunciaría a imagen, standing… Le siguen los sistemas de información, de navegación y de comunicación con un 34%; y el control, manejabilidad y calidad vial (firmeza al volante, facilidad para maniobrar…) con un 7%. El 9% renunciaría a la seguridad activa y pasiva del vehículo (resistencia al choque, ABS, airbags…); y un 5% a la robustez y fiabilidad.

EL PRECIO DE COMPRA, DETERMINANTE

El precio, seguido del diseño y de las características técnicas son los tres aspectos más importantes para aquellos que han comprado un automóvil recientemente. El coste de utilización y la marca pasan a un segundo plano.

En lo que se refiere a aquellos que van a realizar la compra de un vehículo, el precio de compra pasa ser el segundo criterio a tener en cuenta en un 25% de los entrevistados. En primer lugar se sitúan las características técnicas y de seguridad con un 28%. Le siguen por orden: la adecuación al uso y necesidades (17%), coste de utilización (gasolina y mantenimiento con un 14%), modelo, diseño, confort y ergonomía con un 7%, marca con un 5% y placer de conducir con un 3%. La imagen proporcionada por el vehículo y el país donde se fabrica solo es un criterio valorado por el 1% de los encuestados.

La necesidad de renovación ha sido el principal motivo por el que el 45% ha decidido comprar un vehículo nuevo. Este motivo también está presente en el 41% de los conductores que van a adquirir un vehículo próximamente. Le siguen el cambio de situación y la compra por placer.

El estudio augura una recuperación del sector, superando el millón de matriculaciones en un plazo aproximado de cinco años. Sin embargo, se remarca que en ningún caso se llegará al nivel de matriculaciones del periodo anterior a la crisis.

En este sentido, se indica que las estrategias de cara al futuro estarán basadas en “Paquetes Globales”: mayor servicio, mejores vehículos, y una relación mucho más cercana con el cliente. Así, el mercado del automóvil deberá contar con  una excelente red de vendedores preparados y formados.

Igualmente, se hace hincapié en que la motorización de España frente a otros países es menor, pero el parque móvil es más antiguo y  ‘esto debe cambiar’. Igualmente indican que al sector le interesa que exista un mercado dinámico de segunda mano (coches entre 1 y 3 años).

Comparte esta noticia:

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.