Comparte esta noticia:

El Instituto de Seguridad Vial de Fundación Mapfre ha realizado un estudio sobre cerca de 2.400 ciclistas fallecidos y lesionados en los años 2010 y 2012. ¿El objetivo? Valorar las lesiones en la cabeza y el efecto del casco ciclista. El informe revela que las secuelas más frecuentemente sufridas por los ciclistas que terminan padeciendo secuelas muy graves se producen en la cabeza o el cráneo e indica que el casco ciclista proporciona entre un 63% y un 88% de reducción en el riesgo de estas lesiones. No podemos olvidar que las lesiones en la cabeza son responsables de alrededor de tres cuartos de todas las muertes de ciclistas.

Nada menos que 711 personas han perdido la vida en un accidente de bicicleta entre 2003 y 2012. De ellos, 537 en vías interurbanas y 174 en vías urbanas. Igualmente hubo 4896 heridos graves. De ellos, 2.190 en ciudad y 2.706 en carreteras interurbanas. De los 25.400 heridos leves, 7.631 lo fueron en vías interurbanas y 17.769 en vías urbanas

Según indica el presente estudio, la tendencia en el número de ciclistas fallecidos en los últimos años en España ‘es errática’ (en el año 2012, por ejemplo, dicho número aumentó notablemente con respecto a 2011 al pasar de 49 fallecidos en 2011 a 72 fallecidos totales en 2012). El número de ciclistas heridos graves en ciudad también ha aumentado en los últimos diez años, pasando de 202 en el año 2003 a 268 en el año 2012 (un incremento del 33% en la última década). El número de ciclistas heridos leves en ciudad ha aumentado aún más, pasando así  de 1.150 en el 2003 a 3.170 en el año 2012 (un aumento del 175% en la última década).

Destacar que  un 20% de los accidentes de ciclistas sucede sin que haya otro vehículo implicado y que muchos de estos accidentes en bicicleta no llegan a formar parte de las estadísticas oficiales de accidentes.  Subrayar que en 16 de los 28 casos de ciclistas fallecidos analizados (el 57%) se consideró que la causa principal probable de la muerte había sido un traumatismo craneoencefálico (TCE).  Además, el 46% de las víctimas mortales NO utilizaba casco, si bien se considera que su efectividad en el caso de accidentes mortales es menor que en otros tipos de accidentes, debido a la alta energía puesta en juego en la mayor parte de los accidentes mortales (se trata de accidentes en los que el vehículo a motor suele circular a alta velocidad).

EL CASCO CICLISTA EVITA ALREDEDOR DE 2 DE CADA 3 LESIONES GRAVES O MORTALES EN CABEZA

El mencionado estudio indica que los 2.345 ciclistas heridos incluidos en el informe sufrieron un total de 4.645 lesiones (alrededor de 2 por cada ciclista) y padecieron un total de 11.529 secuelas (alrededor de 5 secuelas por cada ciclista).

Desde la Fundación se hace hincapié en un reciente estudio realizado por ellos mismos donde se revela la efectividad este sistema de protección. Así, se recalca que el casco evita alrededor de dos de cada tres lesiones graves o mortales en la cabeza.

Se ha analizado 28 casos de accidentes mortales de ciclistas sucedidos en España. De este estudio, indican que el 21% fueron en zona urbana y el 79% en carretera. Remarcar que el 39% de los ciclistas falleció de noche, un porcentaje muy elevado teniendo en cuenta que la mayor parte de la movilidad ciclista se produce de día. Se estima, además, que en el 71% de los casos el ciclista es corresponsable o responsable del siniestro.

Sorprende el elevado porcentaje de no-uso del casco en carretera, a pesar de ser una medida de seguridad obligatoria fuera de poblado. Así, el 45% no lo llevaba en vías interurbanas y el 50% tampoco lo llevaba en ciudad.  Tampoco destaca por su uso el chaleco reflectante durante la noche en estas víctimas mortales. Un 91% de los fallecidos por la noche no lo usaban.

En más de la mitad de los casos se consideró que la causa principal probable de la muerte había sido un traumatismo cráneo-encefálico: en concreto en 16 de los 28 casos analizados (el 57%). Se trata normalmente de casos con gravísimas lesiones en la cabeza que provocan la muerte de modo casi instantáneo. En muchas ocasiones, los fallecidos también sufren otras lesiones potencialmente mortales en el cuello, el tórax o la zona pélvica, si bien en muchas de estas ocasiones se trata de lesiones, en principio, susceptibles de ser tratadas o que pueden permitir a los servicios médicos llegar a la escena del accidente, atender y estabilizar a los lesionados.

LESIONES DE CABEZA

El informe revela que los accidentes de ciclistas con lesiones graves y muy graves suceden tanto en ciudad con un 52% del total, como en carretera con el 37%. Además, se indica que las lesiones en cabeza están claramente asociadas a mayores secuelas, mayor número de días de hospitalización y mayor número de días de baja. Y es que gran parte de las lesiones y de las secuelas más frecuentemente sufridas por los ciclistas que terminan padeciendo secuelas muy graves se producen en la cabeza o el cráneo.

EFECTIVIDAD DEL CASCO

¿Es efectivo el uso del casco ciclista? Según el presente estudio, este sistema proporciona entre un 63% y un 88% de reducción en el riesgo de lesiones de cabeza. Las lesiones producidas en la parte superior y media de la cabeza se reducen en un 65%, aunque no previenen lesiones en la parte baja de la cabeza.

No podemos olvidar que las lesiones de cabeza son responsables de aproximadamente 3 de cada 4 muertes de ciclistas que sufren una colisión. Un ejemplo lo encontramos en un reciente estudio realizado en España por la Fiscalía de Seguridad Vial sobre 67 accidentes mortales de niños menores de 15, entre los que se incluyeron cinco ciclistas fallecidos con edades comprendidas entre los 5 y 12 años de edad, y que concluyó que todos ellos habían sufrido traumatismos craneoencefálicos. En tres de esos cinco casos, las lesiones en la cabeza habían sido las más graves y ninguno de los cinco niños fallecidos utilizaba casco de protección.

Los cascos de ciclistas evitan alrededor de dos de cada tres lesiones graves en cabeza y cerebro. Sin embargo, la efectividad en el caso de las lesiones en la cara, sobre todo en la parte inferior de esta, es menor, y existen discrepancias en cuanto a la relación entre el uso del casco y las lesiones en el cuello.

Por último, el estudio señala que  los cascos de ciclistas son efectivos tanto en el caso de accidentes por caída del ciclista a la calzada sin intervención de ningún vehículo a motor, como en el caso de colisiones entre bicicletas y vehículos a motor.

Comparte esta noticia:

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.