Comparte esta noticia:

Según ha dado a conocer la directora general de Tráfico, María Seguí, durante su comparecencia en la Comisión de Seguridad Vial en el Congreso de los Diputados, la DGT puso en torno a cuatro millones de multas en 2013, alrededor de medio millón menos que en 2012. De hecho, ha desvelado que cuando llegó a la dirección de este departamento se encontró un plan sobre la mesa con el que se pretendía implantar 2 mil nuevos radares.

La Dirección General de Tráfico redujo en 2013 el número de multas impuestas. ‘Es una consecuencia lógica de trasladar los radares a las carreteras secundarias’, ha señalado Seguí, quien ha añadido que la recaudación no se ha visto reducida, ya que se ha cobrado un mayor número de sanciones dentro de los plazos. Sin embargo, todavía queda mucho por hacer al respecto. Por ejemplo, según ha indicado la directora general de Tráfico, no se ha podido multar a los más de 250.000 infractores por exceso de velocidad que iban en vehículos con matrícula extranjera. Precisamente, una de las novedades de la reforma de la Ley de Tráfico y Seguridad Vial obliga a matricular definitivamente en España a los vehículos que se destinen a ser utilizados en territorio nacional por residentes o por titulares de establecimientos. Y es que en algunas provincias hasta el 60% de las sanciones se realizan a vehículos extranjeros, siendo muy difícil contactar con ellos y hacerles llegar las sanciones.

Durante su comparecencia en el Congreso, Seguí ha señalado que el PSOE quiso instalar nada menos que 2 mil radares en autopistas y autovías, cuando actualmente hay uno 750. Seguí ha señalado que ella descartó esta medida y que entre las acciones realizadas para controlar la velocidad está el traslado de los actuales radares a carreteras convencionales, que es donde se registra el 80% de las víctimas mortales.

Comparte esta noticia:

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.