Comparte esta noticia:

Medio millón de alumnos se desplazan a diario en bus escolar. Debido a que muchos de esos desplazamientos se realizan por carreteras convencionales, donde el riesgo de accidentalidad es mayor, la Dirección General de Tráfico pone en marcha una campaña de vigilancia sobre los vehículos destinados a este tipo de transporte. La campaña se realizará durante una semana, del 24 al 30 de noviembre.

Aunque las cifras de siniestralidad anuales reflejan que es un sector seguro,  el año pasado no se produjo ninguna víctima mortal entre los usuarios de los autobuses escolares, Tráfico quiere intensificar la vigilancia a los cerca de 17.000 autobuses (alrededor de un 40% de toda la flota privada) que realizan cada día este servicio para que siga siendo un medio de transporte seguro..

Agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil incrementarán los controles que realizan a este tipo de transporte, comprobando que las autorizaciones y documentos de dichos vehículos son los correctos para la prestación del servicio; que los elementos de seguridad y demás condiciones técnicas son los que exige la normativa, así como los requisitos especiales que debe cumplir el propio conductor, como el permiso de conducción o los tiempos de conducción y descanso.

Además, controlarán que los conductores circulan a la velocidad permitida y  que no hacen uso del teléfono móvil u otros aparatos que supongan distracción ya que ambos factores, velocidad y distracción, son las principales causas de los accidentes en los que están implicados este tipo de vehículos. También incrementarán los controles de alcohol y drogas entre los conductores.

CINTURÓN DE SEGURIDAD EN AUTOBUSES

Durante esta campaña se prestará especial atención al uso del cinturón de seguridad en aquellos autobuses escolares que lo tengan instalados. Actualmente ese porcentaje asciende a más del 60%.

Desde Tráfico recuerdan que un menor sin ningún tipo de retención multiplica por cinco las posibilidades de sufrir lesiones mortales y que nueve de cada diez lesiones infantiles graves o mortales podían haberse evitado si se hubiera utilizado este tipo de dispositivo, por lo que su uso es esencial en cualquier trayecto, corto o largo independientemente de la vía por la que circule.

Desde octubre de 2007 se deniega la matriculación a cualquier autobús que no lleve instalados estos sistemas de retención, ya que es obligatorio que los equipen por fabricación.

En este sentido, desde DGT se hace hincapié en la importancia de la educación vial en los más pequeños, siendo necesario incidir en consejos como: No pararse nunca detrás del autobús, esperar la señal del conductor y cruzar siempre al menos tres metros por delante, mantenerse sentado y con el cinturón puesto en el autobús (si éste lo lleva instalado), obedecer al conductor y al monitor…

Además los padres deben comprobar la seguridad de los autocares en los que se desplazan sus hijos, solicitar al centro la contratación de autocares con cinturones y comprobar que un monitor acompaña a los niños durante el trayecto.

UNA ALTERNATIVA SALUDABLE PARA IR AL COLE

Otra de las apuestas de la DGT, en colaboración con la Federación de Municipios y Provincias, es la de promover e incentivar los caminos escolares seguros que favorezcan y estimulen el desplazamiento a pie, en bici o en transporte público en la ida y vuelta al colegio.

Para ello, dichos caminos deben reunir una serie de características entre las que destacan:

-Aceras amplias, con semáforos que duren lo suficiente para que les dé tiempo a pasar.

-Semáforo sin luz ámbar.

-Parada donde los padres dejen a los niños y de ahí con un adulto, vayan andando al colegio.

-Colaboración de los comerciantes a los menores que van solos al colegio.

-Prohibición de aparcar a la entrada y salida del colegio, evitando aglomeraciones.

-Velocidad máxima de 30 km/h

-Parking para bicicletas.

Comparte esta noticia:

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.