Comparte esta noticia:

El Reglamento General de Vehículos, aprobado por Real Decreto  2822/1998, de 23 de diciembre y publicado en el Boletín Oficial del Estado, incluye en su Anexo II definiciones y categorías de los vehículos (Pág. 3470)

 

Automóvil de Turismo: Un vehículo con capacidad para transportar cuatro o cinco personas y equipaje.

2. Monovolumen: Un automóvil alto en el que el compartimiento del motor, la cabina y el maletero están integrados en uno. Han ido adquiriendo últimamente popularidad, sobre todo entre las familias con varios niños, por el número elevado de asientos que estos automóviles ofrecen.

3. Microcoche: Un automóvil pequeño de dos plazas, útil en grandes ciudades debido a que es fácil de aparcar y maniobrar. En años recientes han sufrido un resurgimiento para su uso en ciudades con mucho tráfico y dificultad de aparcamiento.

4. Descapotable: Un automóvil similar a una cupé pero que en lugar de un techo fijo tiene una capota plegable, generalmente de lona o plástico. Tienen dos o cuatro plazas y un maletero generalmente reducido, que al recoger la capota queda aún más pequeña. Una moda actual es la de los cupé cabrio, cuyo techo plegable es rígido.

5. Deportivo: Un automóvil diseñado para circular a altas velocidades en la vía pública. Suele tener mejor aceleración, velocidad máxima, adherencia y frenada que otros automóviles, lo cual se logra mediante motores, frenos, suspensión, caja de cambios, neumáticos, chasis y carrocería especiales.

6. Furgoneta: Un vehículo para transporte de objetos o grupos de personas, con puertas laterales usualmente corredizas.

7. Todoterreno: Un automóvil específicamente diseñado para superficies de tierra, arena, de piedras y agua, en pendientes de subida y bajada pronunciadas. Disponen de los mecanismos necesarios para este tipo de conducción, como la tracción a cuatro ruedas y la reductora de marchas.

También se conoce a estos automóviles con la denominación 4×4, pronunciado “cuatro por cuatro”.

Diésel, gasolina, híbrido y eléctrico

 

1.Vehículo gasolina: Un motor de explosión es un tipo de motor de combustión interna que utiliza la explosión de un combustible, provocada mediante una chispa, para expandir un gas empujando así un pistón. Hay de dos y de cuatro tiempos. El ciclo termodinámico utilizado es conocido como Ciclo Otto.

Este motor, también llamado motor de gasolina o motor Otto, es junto al motor diésel, el más utilizado hoy en día para mover vehículos autónomos de transporte de mercancías y personas.

 

2. Vehículo diésel: un motor térmico de combustión interna alternativo en el cual el encendido del combustible se logra por la temperatura elevada que produce la compresión del aire en el interior del cilindro, según el principio del ciclo del diésel. La principal ventaja de los motores diésel, comparados con los motores a gasolina, es su bajo costo debido al precio de este combustible. Además, hay que tener en cuenta  la creciente demanda del mercado de este tipo de motores

3. Vehículo híbrido: de propulsión alternativa combinando un motor movido por energía eléctrica proveniente de baterías y un motor de combustión interna, o generador con motor de turbina de gas. Entre sus ventajas, los híbridos permiten aprovechar un 40% de la energía que generan, mientras que un vehículo convencional de gasolina tan sólo utiliza un 10%.

4.Vehículo eléctrico: vehículo de combustible alternativo impulsado por uno o más motores eléctricos. La tracción puede ser proporcionada por ruedas o hélices impulsadas por motores rotativos, o en otros casos utilizar otro tipo de motores no rotativos, como los motores lineales, los motores inerciales, o aplicaciones del magnetismo como fuente de propulsión, como es el caso de los trenes de levitación magnética.

Entre sus ventajas, respetan el medioambiente, ya que produce menos cantidad de CO2 que un vehículo convencional, no hace apenas ruidos y permite prescindir de combustible, ahorrando así en petróleo. Sin embargo, hasta la fecha cuentan con algunos inconvenientes, como la carga de las baterías y precio, el fuerte costo de precio inicial y la menor autonomía que un coche convencional dado que necesita recargas frecuentes.

Comparte esta noticia:

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.