Comparte esta noticia:

Los accidentes mortales y graves se reducen desde el año 2008 a más de la mitad, de 12.907 a 6.085. Sin embargo, todavía son muchos los tramos que cuentan con un riesgo elevado de siniestralidad. Según el estudio EuroRAP, en el que participa el Real Automóvil Club de España (RACE), hay 20 kilómetros de especial peligrosidad, la N-122, entre los km.187 y 196 en Soria (9 accidentes mortales y graves en 3 años) y la N-120, entre los km.615 y 625 en Pontevedra (5 accidentes graves).

Del total de 24.438 kilómetros analizados, hay riesgo elevado en 255.8 de estos kilómetros. Sin embargo, desde el  RACE destacan la evolución positiva en la reducción de los tramos de riesgo elevado, pasando de representar el 4,7% de nuestra Red de Carreteras del Estado en 2011, al 1,8% en 2012 y el 1,2% en la presente edición.

Para analizar la peligrosidad de las vías se ha tenido en cuenta la evaluación de los siniestros durante tres años, su gravedad y su relación con las características de la vía. El resultado se estructura según un “Índice de Riesgo”, definido como el número de accidentes mortales y graves ocurridos en un tramo por cada 1.000 millones de vehículos/kilómetro. Los datos se han distribuido entre autopistas y autovías, carreteras ordinarias y preferentes, que han sido categorizados en tramos de nivel de riesgo según su peligrosidad. En el trabajo se han considerado las vías con una IMD (Intensidad Media Diaria) por encima de los 2000 veh./día, lo que da una mayor precisión de resultados.

Al analizar cómo se distribuyen los tramos de la red en función del Índice de Riesgo, se observa que un 92,7% de los tramos presentan un riesgo bajo o medio-bajo, y un 1,26% de los tramos presentan un riesgo alto o medio-alto.

Hay que destacar que en estos 26 tramos de riesgo, que representan un total de 255.8 kilómetros de carreteras, se producen cada año una media de 58 accidentes mortales y graves, que provocan cada año 13 muertes y 60 heridos graves.

El primer tramo de mayor riesgo de toda España es la N-122 en Soria, entre los Km. 187.2 y 196.4, que ha registrado 9 accidentes mortales y graves, con resultado de 3 fallecidos y 8 heridos graves en los 3 años de estudio, principalmente por salidas de vía. La Intensidad Media de Vehículos es de 3.952.

El segundo tramo negro es la N-120 en Pontevedra, entre los Km. 615.5 y 625.9, ha registrado 5 accidentes graves, con resultado de 1 fallecido y 5 heridos graves. La Intensidad Media de Vehículos es de 2.241.

Aun así, en los últimos cinco años se han erradicado 9 de cada 10 tramos de riesgo elevado, con una reducción del 89.1% en el número de kilómetros de carreteras peligrosas, pasando de 2.350 km en 2008 a los 256 kilómetros del presente informe 2013. Por su parte, los kilómetros de máximo riesgo denominados como “Tramos negros” también han tenido una fuerte reducción, pasando de 34 kilómetros en 2012 a los 20 kilómetros actuales, muy lejos de las cifras de 2008 donde se llegaba a los 521 kilómetros denominados como Tramos Negros.

La separación de carriles mediante medianas, los cruces a distinto nivel, una mejor señalización e iluminación, y unos arcenes, zonas de escape y barreras de protección que evitan muchas de las tan temidas salidas de vía, hacen que las autopistas y autovías sean las vías más seguras, ya que se reduce la probabilidad de sufrir un accidente, y si se produce, las consecuencias del mismo serán menores.

Por último, señalar que el perfil de tramo con nivel de riesgo elevado correspondería a una carretera convencional de calzada única, con intersecciones al mismo nivel y con una IMD por debajo de 10.000 vehículos/día (todos los tramos negros corresponden a carreteras con entre 2.000 y 10.000 vehículos día).

Comparte esta noticia:

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.