Comparte esta noticia:

Un accidente de tráfico en Afganistán, en el que se han visto implicados dos autobuses y un camión cisterna cargado de combustible, provoca la muerte de 73 víctimas. Todo nuestro apoyo y solidaridad con las víctimas, sus familiares y Afganistán.

El siniestro, entre dos autobuses y un camión cisterna, ha tenido lugar en la carretera que une la capital, Kabul, con una ciudad sureña, Kandahar, un destacado eje que atraviesa varias zonas de conflicto armado y de insurgentes. Los autobuses iban llenos de pasajeros y fue el incendio derivado del accidente lo que causó la mayoría de las víctimas , aseguró el portavoz del gobernador provincial, Javid Salangi. En estas regiones, es conocido que muchos conductores circulan de forma temeraria, superando los límites de velocidad.

Supervivientes y autoridades señalan que el primer autobús que colisionó con el camión iba a demasiada velocidad. Según recoge la Agencia de noticias France-Presse, una de las víctimas del accidente, Estamatulá, dijo: “nuestro conductor cometió un error, conducía demasiado rápido“; se trata de uno de los pocos pasajeros que sobrevivió al accidente, con heridas leves. “La mayoría de los conductores de autobús fuman hachís, opio y otras drogas en la carretera. Están totalmente fuera de control“, admitió. Aunque desde instancias oficiales no se afirma que el conductor fuera drogado.

afghanistan-645347_1920

El drama vivido este último domingo se inscribe entre las peores tragedias de tráfico registradas en el país pese a que los accidentes vinculados a la actividad vial son comunes en Afganistán. El pasado diciembre, por ejemplo, 43 personas murieron al chocar un autobús con un camión y posteriormente caer a un río en el norte de Afganistán. Más de 3.000 personas mueren anualmente en las carreteras en accidentes de tráfico en este país, debido a la falta de experiencia de muchos conductores y al mal estado tanto de los vehículos como de las vías. A ello se suma la inseguridad en el país, que lleva a muchos conductores a circular muy por encima de la velocidad recomendada para evitar ataques.

Desde Actualidad Vial queremos mandar un mensaje de solidaridad con las víctimas, familiares y con la sociedad afgana en general, unas condolencias a las que se une la Asociación DIA de Víctimas de Accidentes. Hay que reivindicar siempre que la concienciación, la pedagogía, la capacitación, velar por un buen estado de las carreteras, inversión en seguridad vial, etc. tienen que ser políticas de Estado y supranacionales. Todos los agentes de la sociedad civil tienen que estar implicados en un problema social que afecta de manera transversal a todas las personas, especialmente en aquellos lugares con mayores dificultades socio-económicas. Que auténticos dramas como éste al menos sirvan para aumentar la conciencia global sobre la seguridad vial para evitar que se sigan reproduciendo situaciones tan dramáticas como la vivida en Afganistán.

Descansen en paz.

Comparte esta noticia:

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.