Comparte esta noticia:

Los sistemas de retención infantil están diseñados para proteger a los bebes y a los niños en caso de colisión, parada brusca, maniobra de evasión o apertura de puerta cuando el vehículo está en movimiento.

Y es que un niño sin sujeción multiplica por 5 las posibilidades de sufrir lesiones mortales o graves. Además, nueve de cada diez lesiones infantiles graves o mortales se habrían evitado si se hubieran utilizado sistemas de retención.

Debemos recordar que nunca tenemos que llevar a un niño en brazos, ni utilizar el cinturón de seguridad del adulto para protegerle.

La Universidad Politécnica de Madrid, en el informe sobre buenos y malos usos de las sillitas infantiles en los accidentes de tráfico ofrece las siguientes recomendaciones:

-Situar la sillita en la plaza trasera central.

-Asegurarse de anclar correctamente la sillita con el cinturón del coche o con el sistema ISOFIX. Una silla mal colocada multiplica por cuatro el riesgo de muerte infantil en accidente de tráfico

-Desactivar siempre el airbag al colocar la sillita portabebés en el asiento del copiloto.

-No dejar nunca holgado el arnés de seguridad de la sillita, ya que si no está bien ajustado aumenta el riesgo de que el menor sufra daños severos.

-Ajustar las correas de la sillita a la estatura del niño, sin que queden por encima o debajo de los hombros, para evitar lesiones.

-Ser conscientes de que el cambio de una sillita a otra depende del peso del menor, no de su edad

-Utilizar siempre los sistemas de retención infantil hasta que el niño supere los 135 cm de estatura.

Web de la DGT con recomendaciones sobre su utilización y tipos de sistemas

Comparte esta noticia:

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.