Comparte esta noticia:

En 2012, el 57% de los accidentes con víctimas  tuvieron lugar en vías urbanas. Por datos como éste, la Dirección General de Tráfico (DGT) ha mantenido una reunión de trabajo con las autoridades locales de más de 100 mil habitantes para aunar esfuerzos y colaborar de manera conjunta en la mejora de la seguridad vial en el ámbito urbano. Y es que el 24% de las víctimas mortales tuvieron lugar en ciudad, así como el 42% de los heridos graves y el 55% de los heridos leves, una tendencia al alza que se sucede desde 2011.

Desde Tráfico indican que en las ciudades se ha observado un menor ritmo de reducción de la siniestralidad vial. La tendencia de descenso desde 2003 es de entre 1,4 y 3 veces inferior a la mejora de la siniestralidad registrada en las vías interurbanas.

Según los datos registrados por la DGT, publicados en el documento las Principales Cifras de la Siniestralidad Vial 2012, el 24% de los fallecidos en ese año se produjeron en vías urbanas de municipios con una población de entre 100.000 y 500.000 habitantes, y el 22% en Madrid y Barcelona. Además, el 62% de las víctimas mortales, en vías urbanas, fueron peatones.

Tráfico quiere mejorar estos datos y por este motivo se ha reunido con representantes de más de 60 ayuntamientos para tratar de crear puentes, coordinar e impulsar medidas que redunden en una mejora de la seguridad vial.

En el encuentro se han dado a conocer a los asistentes los datos de accidentalidad en zona urbana, así como la posibilidad de intercambiar datos entre la DGT y los ayuntamientos para poner en marcha medidas o acciones encaminadas a reducir la siniestralidad en las vías urbanas.

En opinión de la DGT, entre las actuaciones que los ayuntamientos  pueden llevar a cabo y que redundarían en una menor siniestralidad vial destacan: la mejora en la recogida de información en materia de accidentes; la evaluación de los accidentes en el territorio; la reordenación del territorio para minimizar los desplazamientos de la ciudadanía en sus quehaceres diarios; la integración de los diferentes modos de desplazamiento en el núcleo urbano; la posibilidad de intervenir con modificaciones estructurales de bajo coste para segregar y apaciguar los diferentes tipos de tráfico, promoviendo específicamente, por ejemplo, la implantación de los caminos escolares seguros y de los planes de seguridad vial; el uso de medidas telemáticas de control de tráfico; la adscripción a las campañas de seguridad vial que programa la DGT;  o la inclusión en las actividades formativas del municipio de aspectos de movilidad segura orientado al público objetivo al que se dirijan.

También se ha abordado la posibilidad que tienen los ayuntamientos de firmar convenios de colaboración con la DGT (algunos ya los han firmado)  para seguir trabajando conjuntamente no solo en mejorar la seguridad vial sino  en dar un mejor y eficaz servicio a los ciudadanos en lo que se refiere a aspectos administrativos.

Comparte esta noticia:

Una Respuesta

  1. DIONISIO ALMENDROS BELMONTE

    ¿ Entonces, por qué no las contabilizan en sus estadísticas anuales ?

    Son ustedes unos incoherentes,

    y así nos va ……

    Sombra aquí, sombra allá, maquíllate, maquíllate ….

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.