Comparte esta noticia:

Se habla mucho de contaminación pero poco de conducción eficiente. Os dejamos una serie de consejos para conducir, en lo posible, de un modo menos contaminante.

La conducción eficiente reduce la contaminación

La contaminación derivada de la conducción se debe principalmente a las emisiones de C02 que genera la combustión de los carburantes (normalmente gasolina o gasoil) que necesitan los automóviles para desplazarse. Por el momento, es una utopía pensar en coches que no contaminen, porque -en contra de la creencia general- los coches eléctricos también contaminan (la energía eléctrica que consumen genera un impacto, aunque está deslocalizado).

En el caso de los coches tradicionales -de gasolina o gasoil-, podemos optimizar el uso de este combustible de modo que reduzcamos nuestro consumo y el impacto negativo en el ecosistema. Esto se consigue a través de técnicas de conducción eficiente. Además, la conducción eficiente mejora el confort, reduce la tensión, mejora la seguridad, y nos permite ahorrar dinero en combustible.

Nos parece importante, en estos días en que en los medios de comunicación salta -por ejemplo- la noticia de las restricciones por contaminación en la ciudad de Madrid, ofrecer esta serie de soluciones ‘paliativas’ sobre movilidad responsable y ecológica.

Claves de la técnica de conducción eficiente

A continuación los principales consejos para realizar una conducción eficiente:

  • Aprovechar la energía acumulada en el vehículo para no usar el acelerador.
  • Moderar la velocidad para conseguir un ritmo más estable.
  • Mantener la distancia de seguridad adecuada para evitar frenazos inesperados, que requieran una posterior aceleración.
  • Conducir con la anticipación suficiente a las cambiantes circunstancias del trafico.
  • Iniciar la marcha inmediatamente después de arrancar en los motores de gasolina, y esperar algunos segundos en los motores diésel.
  • En los vehículos pesados utilizar los retarder, que permiten controlar la velocidad sin la necesidad de utilizar los frenos de servicio.

Items a revisar

Además de estos consejos relacionados con la técnica de conducción, podemos revisar una serie de ítems que pueden variar el nivel de consumo del vehículo:

  • Colocación de la carga: todos los elementos que sobresalgan del vehículo dificultan el movimiento del mismo, ya que rompen la aerodinámica diseñada por los fabricantes del mismo. Por tanto, es preferible colocar el equipaje en el interior del vehículo, siempre y cuando sea posible y seguro, en lugar de colocarlo en la baca superior.
  • Viajar con las ventanillas subidas: cuando circulas con las ventanillas estás interponiendo un ‘obstáculo’ que dificulta el movimiento del vehículo.
  • Presión de neumáticos adecuada: la falta de presión va en contra del ahorro de combustible, pues la superficie de adherencia de la rueda es mayor y por tanto lo es también la potencia que necesita el vehículo para desplazarse.
Comparte esta noticia:

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.