Comparte esta noticia:

La cuestión de los impactos en el vehículo es fundamental: los choques frontales y por alcance son muy comunes, por ello, es importante conocer de manera básica cómo reaccionar ante impactos de este tipo.

La columna vertebral es la que soporta con el cuello todos los movimientos bruscos de cabeza producidos por la inercia, generando lesiones de importancia, pudiendo llegar incluso, como bien sabemos, a la muerte.  La musculatura del cuello no permite la fijación de la cabeza con la misma consistencia que lo pueden hacer la musculatura de la pierna con la propia pierna, de ahí que siempre se produzca un movimiento involuntario de la cabeza con impactos en el vehículo incluso a baja velocidad.

La colocación incorrecta del cinturón de seguridad puede provocar lesiones en los órganos blandos abdominales, así como producirse lo que se denomina el efecto submarino. El efecto submarino se produce cuando el cinturón no es capaz de retener al pasajero en caso de accidente, y su cuerpo termina deslizándose por debajo del mismo, llegando a impactar contra el volante o el salpicadero. Puede ocurrir cuando se colocan objetos sobre el asiento como cojines o toallas, cuando el respaldo está demasiado reclinado, o cuando el cinturón no se haya ajustado bien y esté demasiado holgado. Son situaciones en las que el efecto submarino tiene muchas más posibilidades de entrar en acción en caso de accidente debido a la posición no óptima del cinturón. Una de las razones de más peso por la que los niños deben ir con sillas especiales es el efecto submarino: la menor estatura y corpulencia pueden intervenir en el hecho de que el cinturón no les pueda retener.

 

IMPACTOS_sin_24x18cmIMPACTOS_sin_24x18cm_02

 

 

 

 

 

 

 

 

La conducción con los brazos o piernas alejados del volante y de los pedales, que son el punto de referencia, es uno de los errores más comunes. La incapacidad de flexión debido a la rigidez de los miembros en esta posición favorece que se produzcan lesiones que llegan a la cadera, como a los hombros en el caso de los brazos. La postura absolutamente contraria tampoco es adecuada. Cuando el conductor está demasiado cerca de los puntos de referencia, puede golpearse contra el parabrisas o sufrir daños contra la columna de la dirección. Si el vehículo dispone de airbag, éste puede impactar contra el tórax del conductor y la cara. La posición apropiada es aquella que nos permita tener una leve flexión de rodillas y codos.

¿Cómo sabemos que la posición de la butaca y el respaldo es la correcta?
Hay que apretar el pedal del embrague a fondo, acercar la butaca lo suficiente como para tener una pequeña flexión de la rodilla. En los brazos llevar la muñeca hacia la parte superior del volante, para tener así una pequeña flexión de los codos al colocar las manos correctamente en el volante, tomando como referencia las 21:15 de las agujas de un reloj.

¿Cómo sabemos que el reposacabezas está bien regulado?
Para reducir los daños en los impactos traseros es muy importante la correcta colocación de los reposacabezas. La altura de los ojos debe coincidir con el sector medio del reposacabezas.

Comparte esta noticia:

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.