Comparte esta noticia:

Las reparaciones con vehículos de empresa suelen despertar multitud de dudas entre los talleres. Las principales cuestiones surgen a la hora de abordar el pago del IVA de la reparación y sobre quién se hace cargo,  ¿la empresa o la aseguradora? ¿Puede la compañía de seguros negarse a pagar este impuesto llegado el caso?

El libro ‘Las 200 preguntas fundamentales del sector de automoción y las soluciones de la Asesoría Jurídica’ de la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor, Reparación y Recambios (GANVAM) señala que el punto de partida es la póliza de seguro del asegurado ya que en función de lo que tenga contratado primarán en primer término las condiciones firmadas. No obstante, lo que el seguro indemniza es el daño al asegurado que, en este caso, es la pérdida real de la empresa. El IVA no se considera pérdida porque es deducible para las sociedades y lo recuperan cuando presentan la declaración tributaria trimestral.

De esta forma, la empresa tiene derecho a que Hacienda le devuelva el IVA soportado y, a su vez, tiene la obligación de ingresar el IVA repercutido a sus clientes. En el caso de una reparación con vehículo de empresa de por medio, es la empresa quien paga este impuesto indirecto, pues el taller no factura a la aseguradora, sino al asegurado.

En esta situación, la empresa queda indemne porque Hacienda ha de devolver el IVA pagado, o bien compensar con el IVA repercutido a los clientes. La aseguradora, por su parte, no tiene que pagar impuesto de valor añadido alguno.

Comparte esta noticia:

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.