Comparte esta noticia:

Un político británico dimitía de su cargo como ministro de Energía tras engañar en una multa de tráfico. ¿El motivo? Dijo que la infractora había sido su mujer para que le retirasen los puntos de carnet de conducir a ella. Esto ocurrió en Reino Unido pero, ¿qué pasa en España? Aquí también tenemos políticos infractores en materia de Tráfico y poco concienciados. Recientemente se ha conocido el caso de una edil de Alcorcón que ha atropellado a una anciana en Nochebuena y que daba positivo en la prueba de alcoholemia. Tenemos un presidente del Gobierno que hacía un vídeo sin el correspondiente cinturón de seguridad, un expresidente que proclamaba las bondades del vino y las ‘libertades individuales’; y un diputado del PP y ex vocal de la Comisión de Seguridad Vial en el Congreso que tenía un accidente tras ingerir alcohol. ¿Dónde ha quedado el ejemplo a seguir?

Se presupone que un político debe dar ejemplo de cómo un ciudadano debe actuar y comportarse de cara a la sociedad y, por supuesto, la seguridad vial no debería ser una excepción. En España contamos con algunos políticos que, sin duda, no han sido ejemplo de lo que un buen ciudadano debe hacer al volante. Y eso a pesar de los numerosos esfuerzos que se realiza desde la Administración por promover conductas seguras de cara a reducir la siniestralidad vial. A pesar de todo, parece que el mensaje llega a mucha a gente y consigue su objetivo (se ha reducido el número de víctimas en la carretera), no ocurre este fenómeno en las conciencias de muchos de nuestro políticos.

Este artículo parte a raíz del reciente accidente protagonizado por María Pilar Araque, concejala de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Alcorcón, quien atropelló a una mujer de 70 años el día de Nochebuena y que ha dado positivo en la prueba de alcoholemia. Y eso que la Dirección General de Tráfico (DGT) ha realizado durante una semana una campaña especial de vigilancia y control contra el consumo de alcohol al volante y estos controles se realizan igualmente de manera intensa durante estas fiestas. De hecho, la misma concejala retuiteaba hace unos días: ‘Si bebes, no conduzcas’. Éste es sólo uno de los ejemplos más recientes. La concejala ha presentado su dimisión.

Encontramos otros casos especialmente llamativos. En julio de 2013, Narcis Clé, encargado de la gestión del tráfico en Girona, era cazado por un radar corriendo por la AP-7 a 160 km/h. Medios de comunicación apuntaban, además, que acababa de mantener una reunión con el director del Servicio Catalán de Tráfico (SCT) y el Consejero de Interior para abordar las nuevas líneas de actuación en materia de seguridad vial para los próximos años. Clé presentaba igualmente su renuncia.

Si unas declaraciones han llamado la atención, éstas han sido las realizadas hace tiempo por el ex presidente del Gobierno, José María Aznar, tras recibir la distinción de Bodeguero de Honor de la Academia del Vino de Castilla y León. Aznar reclamaba las libertades individuales y defendía el consumo moderado del vino. También se refería a los letreros de la DGT que indicaban la famosa  frase de ‘No podemos conducir por ti’ y preguntaba: “quién te ha dicho a ti que quiero que conduzcas por mí”.}

El actual presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, también aparecía en un vídeo en la parte de atrás de un vehículo sin el correspondiente cinturón de seguridad. Posteriormente, pidió perdón. El coordinador de Presidencia del PP, Jorge Moragas, a través de un comunicado indicaba que se trata de ‘un error de un minuto y 33 segundos que ni Mariano Rajoy ni nadie debemos cometer’.

Uno de los casos más llamativos fue el del diputado del PP por Valencia, Ignacio Uriarte, quien además era vocal de la Comisión de Seguridad Vial en el Congreso de los Diputados y presidente de Nuevas Generaciones. Tras un siniestro en febrero de 2010, fuentes judiciales indicaban que Uriarte duplicaba la tasa de alcohol permitida. El Tribunal Supremo lo condenaba a una multa de 2.400 euros y la retirada del carnet de conducir durante ocho meses.

Por último, otro de los casos más destacados ha sido también el que fuera portavoz del Gobierno de José María Aznar, Miguel Ángel Rodríguez, quien golpeó a tres coches con su vehículo y que supuestamente cuadriplicaba la tasa de alcohol permitida. El ex portavoz siempre ha desmentido los hechos tal y como se han dado a conocer. Asegura  que sólo rozó los coches “con más o menos suerte”, y además matizaba que fue él quien llamó a Emergencias, y que la policía municipal tardó 20 minutos en llegar.

Comparte esta noticia:

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.