Comparte esta noticia:

El grupo popular en el Senado ha presentado nuevas enmiendas a la reforma de la Ley de Tráfico y Seguridad Vial. Si prosperan, los conductores que tengan que recuperar parte de los puntos del carnet de conducir deberán, además de realizar un curso de sensibilización y reeducación vial, una prueba en la Jefatura Provincial de Tráfico. Igualmente se ha presentado una nueva enmienda dirigida al cobro de multas a aquellos conductores extranjeros que cometan infracciones de tráfico en España. Otra enmienda ofrece cierta apertura en la elección de los centros que puedan ofrecer los cursos de educación vial para la recuperación de puntos.

El PP quiere que, a parte del curso, se tenga que realizar una prueba, que deberá ser regulada por el Ministerio del Interior, y que será diferente al examen para obtener el carnet de conducir. Hasta la fecha, basta con acudir a un curso de sensibilización para recuperar hasta 6 puntos en el carnet de conducir. Eso sí, estos cursos solo pueden ser impartidos por determinados centros. Por este motivo, otra de las enmiendas presentadas va encaminada a que cada vez sean más los centros que puedan impartir estos cursos de recuperación. Actualmente, se determinada qué centros pueden hacerlo a través de un régimen de concesión. De esta forma, se opta por uno de autorización previa, liberando la competencia.

Otra de las enmiendas presentadas va dirigida a facilitar el cobro de las multas de tráfico impuestas a conductores extranjeros en España. Se incorpora la directiva de la Unión Europea sobre el intercambio transfronterizo de información relativo a infracciones de tráfico. El objetivo es que se les pueda identificar y notificar la sanción aunque sean de otro país.

Por último, señalar que durante su tratamiento en el Congreso se acordó que las multas por consumo de alcohol al volante fuese finalmente de 500 euros (se fijó previamente que fuera en 1000 euros) y que se multiplicara por dos cuando la tasa duplicara la permitida o el conductor fuera reincidente en un periodo mínimo de un año. El Partido Popular ha querido concretar, a través de otra enmienda, que la multa es de 1000 euros para aquellos conductores que se pongan al volante bajo los efectos de las drogas. 

Comparte esta noticia:

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.