Comparte esta noticia:

Al año de ponerse en marcha las Unidades de Coordinación en materia de Víctimas de Accidentes de Tráfico (UVATs), en Actualidad Vial hemos querido conocer el trabajo realizado hasta la fecha. Su responsable, la doctora en psicología y psicóloga forense, María José Rodríguez de Armenta, nos hace un balance de su labor. Hasta ahora, se ha ayudado a 300 personas y se han respondido a otras tantas peticiones de información por parte de expertos. ‘En un accidente de tráfico el apoyo psicológico va a ser muy importante para, a la vez que se intentan reestablecer otras heridas tremendamente dolorosas, también se cierren esos dolores emocionales que no se deben quedar ahí latentes y que pueden producir patologías más severas’, ha destacado en nuestra entrevista.

Se va a hacer un año de la puesta en marcha de la Unidad de Coordinación de materia de Víctimas de Accidentes de Tráfico, ¿qué balance hace?

Hacemos un balance muy positivo porque ya tenemos en las 52 Jefaturas Provinciales de Tráfico una unidad con personal formado para atender a las víctimas de los accidentes de tráfico. Cada una de estas jefaturas o UVATs tienen un catálogo propio de su provincia, de su Comunidad Autónoma, donde conocen todos los servicios, personal que intervienen de forma gratuita y asociaciones para atender a las víctimas.

También tenemos varios acuerdos interinstitucionales firmados entre la DGT y los gobiernos autónomos para facilitar esa coordinación y ese uso de todos los servicios que atienden a víctimas de accidentes de tráfico.

¿A cuántas víctimas ha ayudado estas unidades hasta la fecha?

Tenemos más de 300 expedientes abiertos con numerosas intervenciones. Hay que tener en cuenta que cada accidente tiene diversas fases y hacemos un seguimiento de todo el proceso. También tenemos otras muchas consultas telefónicas de cuestiones de interés realizadas por profesionales.

¿Qué le ha supuesto a usted ser la responsable de esta Unidad (UVAT)?

Ha sido un continuar con el trabajo que ya he estado realizando durante toda mi vida. Soy psicóloga forense y siempre he tenido que tratar con víctimas y con los causantes del daño, del delito o del dolor a las víctimas. También he estado durante muchos años trabajando en las oficinas de Asistencia a Víctimas de Delitos Violentos en el Tribunal Superior de Justicia de Navarra. Por lo cual, es como seguir con mi trabajo con unas víctimas ya de calado nacional.

Quizás haya un desconocimiento de la existencia de estas unidades, ¿se va a realizar alguna acción para darlas a conocer?

Se tiene previsto lanzar una campaña de comunicación para el mes de noviembre. Constará de cuñas de radio y anuncios, diseño de posters en urgencias, en todas las comandancias, puestos de policía… Se está trabajando en ello.

Una persona ha sufrido un accidente de tráfico o un familiar y necesita ayuda, ¿cuáles son los pasos a seguir?

Lo primero que tienen que hacer es contactar con su compañía de seguros para notificar que han tenido el accidente. También es muy importante un buen atestado policial. Es interesante que siempre se pida esta intervención para que haya una visión semi-judicia, que es el de la policía que hace el atesto. También creo que es muy importante que acudan a un centro, un sitio sin ánimo de lucro e independiente, como son nuestras unidades, donde se les informen de todo lo que hay en su provincia para que acudan a ellas y velen por sus derechos.

¿Qué es lo que suelen necesitar las víctimas: información, asesoramiento legal…?

Todavía no lo sabemos. Por ahora no hay estudios concretos que nos digan cuáles son las necesidades reales de las víctimas de accidentes de tráfico. Algunas son evidentes, son las sanitarias, legales… pero hay que conocer la realidad con datos. No sabemos cuántas víctimas de accidentes de tráfico acuden a los servicios jurídicos de los propios abogados para informarse o si están ya bien asesoradas con las compañías aseguradoras… Tenemos que intentar, entre todos, tener datos más concretos y todavía nos lo tenemos.

Cuando requieren atención psicológica, ¿la ofrecen las propias unidades o se derivan?

Nosotros ofrecemos información, coordinación y seguimiento. Lo que hacemos es conocer dentro de cada provincia qué servicios hay que ofrecen ayuda psicológica y les informamos para que sean ellos quienes decidan dónde quieren ir. Les damos detalles de cada uno de los lugares. Tampoco ofrecemos psicólogos privados. Les sugerimos a todos los Colegios de Psicólogos que tengan un listado de todos los especialistas en esta materia para que luego el usuario elija el que más le conviene.

En un accidente de tráfico el apoyo psicológico va a ser muy importante para, a la vez que se intentan reestablecer otras heridas tremendamente dolorosas, también se cierren esos dolores emocionales que no se deben quedar ahí latentes y que pueden producir patologías más severas.

Muchas veces no somos conscientes de que necesitamos esa ayuda psicológica…

No somos conscientes y tampoco se tiene mucha costumbre de pensar que los dolores emocionales también se pueden curar, lo mismo que los físicos. Esa forma de aguantarse el dolor o pensar que es lo normal, que sí que lo es, pero también es normal que te ayuden a solucionarlo y recuperarse. Es algo que poco a poco tenemos que ir sugiriendo e informando de que existe. Yo como psicóloga he insistido mucho a los responsables de las unidades que busquen, ofrezcan y sepan qué es lo que hay en cada provincia para que las víctimas sepan que tienen este servicio psicológico y que es  muy importante.

El personal encargado de las unidades y que se encuentran en las Jefaturas de Tráfico se encontrarán con casos trágicos y familias destrozadas, ¿han recibido formación al respecto?

Sí, además, muchos de ellos ya la tenían porque son operadores de información. Muchas de las personas que se han presentado a estos puertos lo han hecho de manera voluntaria y ya estaban trabajando en temas de duelo, emergencias, había psicólogos… Han recibido formación y la van a seguir recibiendo constantemente.

Se ha cuestionado la eficacia de estas Unidades, llegando a pedir la creación de una Secretaría de Estado para todas las víctimas de cualquier siniestro, ¿cuál es su postura al respecto?

Yo no puedo posicionarme porque son opiniones personales. En lo que se refiere a la UVAT, estas Unidades están creadas y en toda España. Son gratuitas y se puede llegar a través de cualquier medio. Nosotros estamos empezando con mucha cautela y es el momento de que la difusión sea nacional porque nuestro personal está ya muy cualificado para atender a todas las víctimas de tráfico.

Se continúa con el descenso de víctimas mortales, ¿podemos seguir reduciendo aún más la cifra de fallecidos y heridos graves?

Yo creo que sí, que podemos seguir haciéndolo y, además, debemos seguir haciéndolo. Por eso es muy importante la labor que se está realizando a través de entrevistas a presidentes de asociaciones.  Las asociaciones de víctimas de accidentes de tráfico son fundamentales para concienciar a los ciudadanos de que tenemos que ser auténticos cumplidores escrupulosos de las normas de circulación. Debemos pensar que estamos rodeados de personas a las que podemos dañar y que nosotros mismos tenemos que ser los garantes del respecto a la vida y a los demás.

Creo que sí y que muchos de los accidentes que se producen se pueden evitar y ahí estamos. Ese va a ser nuestro trabajo de futuro y creo que se va a notar.

Comparte esta noticia:

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.