Comparte esta noticia:

Con una simple operación manipulativa del vehículo se puede conseguir un aumento considerable de su valor. Esta idea, atractiva para muchos, especialmente en la situación de crisis económica, afecta directamente al automovilista, la industria, el medio ambiente y, por supuesto, a la seguridad vial. Desde el club RACC se estima que el 12% de los coches usados en España tiene el kilometraje manipulado. En términos económicos, el fraude en nuestro país equivale a 343 millones de euros al año y a unos 10 mil millones de euros anuales en toda Europa.

¿Debe el coche pasar por una revisión? ¿Es hora de cambiar algún elemento de seguridad del automóvil? ¿Estamos pagando un precio justo por este vehículo usado? Podemos no tener la respuesta apropiada a estas preguntas si no sabemos con certeza la edad de nuestro automóvil y los kilómetros que se han realizado con él.

Desde el RACC indica que el número de coches manipulados en España se sitúa entre el 5% (estimación conservadora) y el 12%, y en el 30% en el caso de los vehículos de ocasión importados de otros países. La cuantificación de esta práctica puede ascender a 154 millones de euros (estimación conservadora) y 343 millones de euros al año. Mientras que en el total de Europa esta estimación equivale a unos 10.000 millones de euros anuales, cuantificando que puede afectar a nivel internacional a un 30% de los vehículos.

A pesar de ser un engaño, manipular el cuentakilómetros en sí mismo no es un delito (sí lo es en Alemania). Es un delito cuando se utiliza para cometer una estafa. En este caso, la pena es de cárcel de entre 6 meses a 3 años si la cuantía de la estafa excede los 400 euros. En este sentido, destacar que desde el 1 de enero de 2014 es obligatorio que en las ITV se registren los kilómetros de los vehículos y se comuniquen a la Dirección General de Tráfico (DGT).

LA FACILIDAD DE ENGAÑAR

Si hace unos años manipular el cuentakilómetros implicaba desmontar el cuadro de lecturas y el contador, en la actualidad es sólo una cuestión de “plug&play”, es decir, de conectar un portátil o dispositivo especial al puerto OBD (On-board diagnostics) y de disponer del software apropiado, de fácil adquisición a través de Internet.

manipulacionkilometraje

Para evitar esta manipulación, desde este mismo club de automovilistas se recomienda a las Administraciones que se obligue por ley a reportar las lecturas del cuentakilómetros a aquellas entidades que tengan contacto con los vehículos (revisiones ITV, talleres de mantenimiento y reparaciones, concesionarios y controles policiales). Se aconseja igualmente el  intercambio de información de kilometraje entre países y la tipificación explícita en el Código Penal del delito de manipulación del cuentakilómetros. Además, se pide la modificación de la normativa de la UE de homologación de vehículos para exigir la inclusión por parte de los fabricantes de medios que imposibiliten la manipulación del cuentakilómetros.

CONSEJOS PARA EVITAR EL FRAUDE

A la hora de adquirir un vehículo, se aconseja al usuario que recopile información sobre el vehículo de ocasión antes de comprarlo. Se debe comprobar el kilometraje en la DGT o en el fabricante, así como se puede exigir el histórico de mantenimiento y reparaciones del vehículo.

Para evitar este fraude, se recomienda prestar atención a detalles como el desgaste del volante, tiradores, botonería y pedales. Todo debe ser coherente con el kilometraje. Lo mismo sucede con los neumáticos. Debemos tener en cuenta que con menos de 50.000km el coche debería llevar los neumáticos originales.

El kilometraje debe ser también coherente con el año de matriculación (~12.000 km/año).  Una buena opción sería que un mecánico cualificado inspeccionase el vehículo y que se detalle el kilometraje en el recibo de compra del vehículo.

 

Comparte esta noticia:

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.