Comparte esta noticia:

La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, ha anunciado que se restringirá el tráfico en la ciudad a la mitad de los vehículos en función de la matrícula y que se impedirá aparcar en la zona regulada con parquímetros en caso de que haya una alerta prolongada por altos niveles de contaminación atmosférica, algo que nunca se ha producido en la capital. Por otro lado, destacar que se ha registrado una reducción del 25% en las víctimas mortales por accidentes de tráfico.

El Ayuntamiento de Madrid establecerá límites de velocidad en la M-30 y en las carreteras de acceso a Madrid. También se prohibirá el estacionamiento de los vehículos de aquellos que no sean residentes en la zona SER y se restringirá la circulación del 50% en el interior de la almendra central (área interior de la M-30) en momentos de alta contaminación a través de un protocolo aprobado este jueves en Junta de Gobierno.

Estas medidas están incluidas en el nuevo protocolo de actuación ante episodios de alta contaminación por dióxido de nitrógeno (NO2). Aunque la ciudad de Madrid no ha tenido una situación de alerta por contaminación,  la medida entrará en vigor el 1 de marzo, según ha anunciado la alcaldesa.

Para llevarlo a cabo la ciudad se ha dividido en cinco zonas, siendo la zona interior de la M-30 la que registra los mayores niveles de concentración de óxidos de nitrógeno generados por el tráfico, y por ello, la zona donde más restricciones se lleven a cabo.

REDUCCIÓN DE LA SINIESTRALIDAD VIAL EN MADRID

El número de víctimas mortales en accidentes de tráfico en las calles de Madrid se ha reducido un 25% en 2014  respecto a al año anterior. La disminución ha sido mayor en el caso de los fallecidos por atropello, que se ha reducido de 18 a 10, es decir, un 44% menos en un año.

“Estos datos son muy positivos y lo son más si nos remontamos a 2000. Los 104 casos de víctimas mortales en Madrid han pasado a 24, en 2014, o sea, que hemos experimentado un descenso del 77%”, ha dicho la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, durante  la reunión de la Junta Local y del Consejo Local de Seguridad.

Las pruebas de alcoholemia en controles preventivos o con motivo de infracciones o accidentes de tráfico realizadas por la Policía Municipal han ascendido a 163.869 en 2014. Durante el verano, también se hicieron controles de detección de drogas: de las 278 pruebas, fueron positivas 160.

 

Comparte esta noticia:

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.