Comparte esta noticia:

Desde el próximo 1 de junio, el Ayuntamiento de Madrid tendrá en cuenta el nivel de emisiones del vehículo y la ocupación de la zona a la hora de fijar el precio para sus parquímetros. La alcaldesa de la ciudad, Ana Botella, ha presentado el nuevo sistema operativo del SER y los tres modelos de parquímetros que se están instalando ya en Madrid. El ciudadano podrá renovar el ticket de estacionamiento a distancia si necesidad de tener que ir hasta el parquímetro para pagarlo.

¿Cómo funciona? Habrá que introducir mediante un teclado la matrícula del vehículo. A partir de ahí, el parquímetro será el encargado de calcular la tarifa en función del nivel de emisiones del coche y de la ocupación de la zona.

Los nuevos parquímetros permiten pagar el ticket de estacionamiento en zona verde o azul en metálico, con tarjeta de crédito o débito, con tarjeta prepago y a través del teléfono móvil. En caso de abonar más dinero de lo fijado, la vuelta se almacenará en un monedero virtual asignado a la matrícula.

La implantación del nuevo sistema lleva aparejado un periodo de transición hasta el 1 de julio para que los ciudadanos vayan familiarizándose con él.  A partir de esa fecha, las nuevas tarifas entran en vigor y el sistema quedará definitivamente implantado y operando con todas sus funcionalidades.

TARIFAS

Según el nivel de emisiones se han establecido cinco categorías con rebajas. Las tarifas fijadas son: en la zona azul, aparcar costará 1,10 euros por hora (1,20 euros en la zona centro); en la zona verde, 2,05 euros (frente a los 2,20 de ahora); y en zona de bajas emisiones, el precio por hora pasa a ser de 2,35 euros frente a los 2,1 actuales.

Si nuestro coche está dentro de la categoría A, la menos contaminante (híbridos y eléctricos), sobre la tarifa base establecida hay una rebaja del 20%. Si el vehículo pertenece a la categoría B (de gasolina posteriores a 2006 y los diésel que se matriculen a partir de 2015), el descuento será del 10%. En la categoría C (los gasolina de entre 2001 y 2005 y los diésel de entre 2006 y agosto de 2015) se aplicará la tarifa general.

Destacar la penalización que reciben los vehículos de la categoría D. En este caso, si el coche es un gasolina comprado entre 1997 y 2000 o un diésel de entre 2001 y 2005, el precio aumenta un 10% sobre la tarifa base. El incremento pasa a ser del 20% en la categoría E, los gasolina matriculados antes de 1997 y diésel de antes de 2001.

También los abonos anuales de residentes se cobrarán en función de estas categorías, con descuentos del 10 y el 20 por ciento para los A y B, mientras que los C, D y E pagarán la tarifa base establecida de 24,60 euros.

La nueva ordenanza municipal también diferencia entre cinco niveles de ocupación: un 20% menos si el barrio es de ocupación muy baja (hasta el 30% de plazas disponibles) y un 10% si es sólo baja (hasta el 60%). Por el contrario, se pagará un 10% más cuando sea alta (del 89% al 95%) y un 20% más en las zonas de mayor ocupación.

Comparte esta noticia:

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.