Comparte esta noticia:

Los cascos previenen dos de cada tres lesiones en la cabeza. Además, son aún más efectivos en el caso de los niños. Así se deprende de un estudio presentado hoy en Pamplona en el que se ha pedido mejorar la seguridad de los ciclistas para evitar que un mayor uso de este vehículo se traduzca en más víctimas.

Los datos pertenecen al proyecto europeo BIKE-PAL, una iniciativa promovida por la Comisión Europea, en la que participa Fundación Mapfre. Entre los datos, destacar que los accidentes en los que se han visto involucrados ciclistas y el número de heridos se ha incrementado en España. Así, hemos pasado a 4.526 accidentes (920 más accidentes) y 4.301 heridos (872 más). Sin embargo, el número de fallecidos se ha reducido en un 19%, siendo de 49 las víctimas mortales. De este modo, España tiene una tasa de mortalidad (número de ciclistas fallecidos por millón de habitantes) de 1,3, la menor de Europa.

Según el informe, una gran mayoría de los accidentes (70 por ciento) sucedieron en zona urbana y principalmente durante los meses de junio, julio y agosto. También indica que un alto porcentaje de los ciclistas (75 por ciento) perdieron la vida en la carretera, una circunstancia que por lo general se produce como resultado de una colisión con turismos (50 por ciento), en impactos contra vehículos pesados (25 por ciento) y por una caída del ciclista cuando circulaba solo (20 por ciento). De las víctimas mortales, nueve de cada diez fueron hombres y un 18 por ciento tenía menos de 20 años.

Actualmente, hay unos 20,5 millones de ciclistas en España. Como ejemplo se ha situado a Holanda, uno de los países europeos con mejores infraestructuras para circular en bici de forma segura. Sin embargo, ese país tiene la mayor tasa de mortalidad de Europa, de 10,7.

Para reducir la siniestralidad de este colectivo, uno de los más vulnerables junto con peatones y ocupantes de motocicletas,la Fundación ha insistido en la importancia del uso del casco, un elemento de seguridad que según esta institución previene dos de cada tres lesiones en la cabeza, y que según constata el estudio “Münster”, realizado recientemente entre 320 ciclistas accidentados en esta ciudad alemana, es claramente efectivo en las lesiones leves y muy eficaz en las graves. Este último dato deja claro una vez más que las lesiones se agravan en el grupo de ciclistas que no lleva casco.

Otros informes europeos también ponen de manifiesto que según aumenta la edad, disminuye el uso del casco, y que por ejemplo, en Alemania, en jóvenes de entre 14 y 17 años este elemento de seguridad podría evitar hasta el 70 por ciento de todas las lesiones craneales.

Entre las medidas propuestas se ha abogado por seguir mejorando la señalización y la visibilidad en intersecciones, cruces y pasos de cebra, así como continuar realizando campañas de prevención dirigidas a escolares, preferentemente en los centros educativos, y colaborando con los ayuntamientos con el fin de poner en marcha un mayor número de programas de formación y concienciación.

Comparte esta noticia:

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.