Comparte esta noticia:

La reforma de la Ley de Tráfico y Seguridad Vial se aprobaba este jueves en el Congreso de los Diputados. Tras conocer sus pormenores, las críticas y las preguntas no se han hecho esperar. Se trata de nada menos que de la reforma número 18 que se hace de la mencionada Ley. En opinión de la directora general de Tráfico, María Seguí, ‘ninguna ley es perfecta’ y se trata de ‘una mejora parcial más’. Entre los temas más polémicos encontramos el caso ciclista en ciudad obligatorio para menores de 16 años, lo relativo a accidentes con animales cinegéticos y la apertura a los 130 km/h.

‘La reforma sustantiva está por venir’, con estas palabras se ha referido la responsable de la Dirección General de Tráfico (DGT) a los periodistas. Y es que buena parte de las modificaciones encuentran su desarrollo y concreción en el futuro Reglamento General de Circulación, el cual se prevé esté listo para el mes de junio.

‘Desilusionados porque se esperaba una mayor protección de los ciclistas. Esperábamos un paso más en ese sentido’, éstas han sido las declaraciones de Julio Laria, director de Seguridad Vial de Fundación Mapfre, al indicar que ellos mismos presentaron un análisis muy exhaustivo sobre los beneficios del casco en materia ciclista. ‘Hemos perdido una oportunidad de dejar bien protegidos a todos los ciclistas en ciudad. Presentamos una evidencia científica y se ha optado por medidas políticas’, ha añadido al respecto.

Al respecto, la responsable de Tráfico ha indicado a los periodistas que ‘se pueden tener opiniones pero que, en cualquier caso, la ley es fruto del debate parlamentario y, por lo tanto, no es la decisión ni la voluntad de una persona, sino del consenso derivado de ese debate político’. Al respecto, ha añadido que ‘es una señal que haya diferentes opiniones y que todavía hay cosas que hacer. Habrá que educar, formar y convencer en otras directrices’, ha remarcado Seguí.

LA RESPONSABILIDAD DEL CONDUCTOR EN EL ATROPELLO DE ESPECIES CINEGÉTICAS

Sin duda, uno de los puntos más cuestionados por las asociaciones de víctimas de accidentes y los diferentes agentes involucrados. Julio Laria, de Fundación Mapfre, considera que es ‘algo desequilibrado’. ‘Hay muchos accidentes en España con animales de caza y se podía haber afinado bastante en la norma’. Así, ha señalado que hay ‘un sabor agridulce’ con esta reforma.

Tal y como se ha aprobado, el conductor será el responsable del accidente salvo cuando éste sea debido a una acción de caza colectiva de una especie de caza mayor llevada a cabo en el mismo día o en las 12 horas posteriores (responsabilidad del dueño del coto) o cuando no esté reparado el cerramiento o no esté señalizado que hay animales sueltos (responsabilidad de la administración). Hasta ahora, el conductor sólo era responsable si había cometido una infracción.

El abogado José Perez Tirado pone como ejemplo el caso de un conductor de motocicleta que sufre un accidente  por la irrupción de un animal (por ejemplo, un jabalí procedente de un coto de caza) y que, por las graves lesiones que sufre, se queda  parapléjico (en silla de ruedas) y con la nueva Ley es el culpable. No tiene derecho a reclamar al propietario del coto, pero eso sí, ‘los Políticos han sido tan generosos que no tiene que pagar la pieza animal que le ha destrozado la vida’. Con todo ello, el letrado remarca que ‘los que no tienen cotos de caza van a tener que “rezar” cuando circulen en las proximidades de los citados cotos, pues ahora el animal tiene preferencia y quien lo atropella es culpable, aunque no tenga culpa y aunque se quede toda la vida en silla de ruedas”.

Desde la Asociación Estatal de Víctimas de Accidentes DIA temen que muchas víctimas queden desamparadas y que los cazadores descuiden ahora sus responsabilidades ante esta modificación de la ley y sean muchas las víctimas de esta imprudencia.

Preguntada por este tema, la directora de la DGT ha señalado que ‘no es justo decir que todo ha cambiado y que ahora toda la responsabilidad es del conductor’ y ha indicado que ‘lo único que se ha cambiado es el intervalo de tiempo’. Añade que ‘la mayoría de los accidentes son de caza mayor y que la responsabilidad es del titular del coto en un periodo de 12 horas después de un episodio de caza’.

Comparte esta noticia:

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.