Comparte esta noticia:

Porque su uso reduce a la mitad el riesgo de muerte en caso de accidente y porque una sillita mal colocada multiplica por cuatro el riesgo de muerte infantil en un siniestro, la Dirección General de Tráfico (DGT) pone en marcha una campaña especial de concienciación y vigilancia del cinturón de seguridad y los sistemas de retención infantil.

En 2012, último año del que se tienen datos cerrados tanto de vías urbanas como interurbanas, de los 955 fallecidos en turismo y furgonetas, 239 no llevaban puesto el cinturón de seguridad. Por este motivo, agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil y policías autonómicas y locales que se sumen a la campaña vigilarán estos dos factores durante una semana

El uso del cinturón de seguridad y de los SRI es obligatorio para todos los ocupantes de un vehículo, en cualquier trayecto (bien sea corto o  largo) y en cualquier vía (urbana o interurbana). Desde Tráfico destacan que se trata de un elemento básico y fundamental de la seguridad vial y que su uso ha salvado miles de vidas. De hecho, según diversos estudios de la Unión Europea, abrocharse el cinturón de seguridad cuando se viaja en un vehículo salvaría la vida a más de 7.000 personas en la Unión Europea cada año. Hay que tener en cuenta que un choque frontal a 80 km/h sin llevar puesto el cinturón de seguridad, suele llevar aparejado la muerte o lesiones graves.

¿DE QUÉ LESIONES ME PROTEGE EL CINTURÓN?

Llevar correctamente abrochado el cinturón de seguridad reduce el riesgo de lesiones tanto del conductor como de los pasajeros. Protege a un 33% de los conductores de tener lesiones cerebrales y a un 56% de los pasajeros; a un 45% de los conductores de tener heridas faciales y a un 64% de los pasajeros; así como a un 38% de los conductores de lesiones oculares y a un 33% de lesiones pulmonares.

EL TRASLADO DE LOS MENORES, RESPONSABILIDAD DEL ADULTO

En 2012, 11 de los 36 menores fallecidos que viajaban en turismo o furgoneta en vías interurbanas no llevaba puesto ningún sistema de retención. Peor situación se produjo en vías urbanas, donde los 4 niños fallecidos en turismo ninguno  llevaba un dispositivo de retención.

Desde Tráfico insisten en la necesidad de que padres o adultos den ejemplo poniéndose siempre el cinturón de seguridad, ya que los niños actúan por imitación. Destacan la necesidad de no bajar la guardia en los trayectos cortos. De hecho, los desplazamientos de casa al colegio es donde se acumulan el mayor número de conductas de riesgo. Nunca se debe llevar a los niños en brazos y se insiste en que los arneses o cinturones deben quedar ajustados, sin holguras y sobre el hombro. Cuando se adquiera un sistema de retención infantil es importante comprobar que la silla es homologada y que la instalación de la misma en el vehículo es la correcta. La mejor opción es el anclaje mediante el sistema ISOFIX. Una sillita mal colocada multiplica por cuatro el riesgo de muerte infantil en caso de accidente de tráfico.  Por último, no podemos olvidarnos de desactivar el airbag cuando se coloca la silla en el asiento delantero, en sentido contrario a la marcha.

¿CÓMO DEBO LLEVAR A LOS MENORES?

Menores de 12 años: Queda prohibido circular con menores de 12 años situados en los asientos delanteros del vehículo, salvo que utilicen dispositivos homologados al efecto. En los asientos traseros, si son menores de 12 años y su estatura no alcanza los 1,35m deberán utilizar obligatoriamente un dispositivo de retención infantil adaptado a su talla y peso. El responsable de que esto se cumpla será siempre el conductor.

Menores de 12 años de estatura igual o superior a 1,35m: Excepcionalmente, cuando su estatura sea igual o superior a 1, 35 m, los menores de 12 años podrán utilizar el cinturón de seguridad para adultos de que estén dotados los asientos. En los asientos traseros, se podrá utilizar indistintamente un dispositivo de retención homologado adaptado a su talla y peso o el cinturón de seguridad para adultos. El responsable sigue siendo el conductor.

El incumplimiento de estas normas de tráfico supone cometer una infracción grave sancionada con multa de 200 euros y la pérdida de 3 puntos en el caso de que el  infractor sea el conductor.

Comparte esta noticia:

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.