Comparte esta noticia:

El conocido como ‘permiso por puntos’ ha sido crucial para reducir la siniestralidad vial y la mortalidad en nuestro país. Sin embargo, desde la Confederación Nacional de Autoescuelas (CNAE) consideran que está en peligro. ¿El motivo? Las nuevas enmiendas a la reforma de la Ley de Tráfico y Seguridad Vial. Entre los cambios anunciados se encuentra la cierta apertura en la elección de los centros que puedan ofrecer los cursos de educación vial para la recuperación de puntos; así como la posibilidad de realizar una nueva prueba en la Jefatura Provincial de Tráfico a la hora de recuperar puntos.

La Confederación Nacional de Autoescuelas (CNAE) considera que el sistema que se quiere implantar supondrá un mayor desembolso para el ciudadano, además de ser de peor calidad, e incluirá un examen cuando se trate de recuperar los puntos o exista una sentencia judicial de por medio. Temen que los cambios anunciados repercutan negativamente en la Seguridad Vial ‘dado el papel crucial desempeñado por los cursos de sensibilización y reeducación vial a la hora de modificar la conciencia y el comportamiento de los infractores reincidentes’.

RECUPERACIÓN DE PUNTOS, EN CENTROS AUTORIZADOS

Por todo ello, desde la confederación se ha anunciado que utilizarán todos los medios legales a su alcance para que los cursos de sensibilización y reeducación vial se den únicamente en todas aquellas autoescuelas que reúnan los requisitos adecuados. Además, defenderá que los cursos sigan siendo impartidos por profesores de Formación Vial debidamente preparados.

Reivindican, además, que los cursos ‘deben ser controlados de forma eficaz para que no se pierda el espíritu al que obedeció su creación: la reeducación de los infractores reincidentes (cuya conducta constituye una amenaza para la seguridad vial), y que unos test de examen memorizados de cualquier manera no sean el único método de supervisión de la efectividad de los cursos’.

Añaden que tanto las víctimas como los psicólogos deben seguir teniendo una participación activa en los cursos, ya que su intervención en ellos (sobre todo la de las víctimas), ‘se ha revelado fundamental’ y que el examen no debe suponer un sobrecoste para el ciudadano y que, para hacerlo, no tenga que esperar indefinidamente el aviso de las autoridades. ‘Muchas jefaturas carecen hoy de medios humanos suficientes incluso para llevar a cabo la tarea cotidiana de examinar a los aspirantes a conductores; en algunas provincias hay retrasos de más de un mes en los exámenes de circulación’, señalan desde CNAE.

La Confederación de Autoescuelas considera también que los centros deber estar obligados a iniciar un curso como máximo dentro de los quince días siguientes a la solicitud del servicio por parte del ciudadano y que estos centros pueden ser inspeccionados por la Administración en cualquier momento, incluso en mitad de un curso (como sucede ahora).

‘Confiamos en que la Administración acepte estas peticiones que realizamos en nombre de la gran mayoría de las autoescuelas del país, así como de la sociedad en su conjunto. La liberalización anunciada debe proporcionar un servicio sin merma. Las personas que acudan a los cursos de sensibilización y reeducación vial han de recibir una enseñanza de calidad, sin sobrecoste y en un sitio cercano (como sucede ahora); además, han de poder examinarse en tiempo y forma’, han concluido en un comunicado.

Comparte esta noticia:

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.