Comparte esta noticia:

Es algo que muchos desconocen: ‘El particular que vende un vehículo no está obligado a cumplir la Ley europea que sí obliga al vendedor profesional a conceder una garantía al comprador de dos años, o de uno si así se pacta por ambos’, señala el presidente de Ganvam, Juan Antonio Sánchez Torres. En Actualidad Vial hemos hablado con el presidente de la asociación que representa a 4.600 concesionarios, servicios oficiales y 3.000 compraventas, entre otros colectivos. En opinión de Juan Antonio Sánchez, las ayudas a la compra han hecho que ahora sea un buen momento para la adquisición de un vehículo y resalta la labor realizada por la DGT en la reducción de las víctimas y por la renovación del parque automovilístico. A favor de los 130 km/h en determinadas circunstancias y vías, desde Ganvam piden que sea delito grave trucar un cuentakilómetros y advierten de sus consecuencias de cara a la seguridad vial.

Desde la Dirección General de Tráfico (DGT) se viene denunciando el envejecimiento del parque automovilístico español, ¿cómo se ve la situación desde Ganvam?

Con preocupación. Estamos hablando de que la mitad del parque ronda los 9,5 años de antigüedad a sabiendas de que un vehículo de esta veteranía triplica las posibilidades de un accidente con víctimas. Preocupa también el daño que hacen estos vehículos al medio ambiente.

La DGT, apoyándose en las asociaciones más representativas del sector, entre las que se encuentra Ganvam, está acometiendo un plan para rejuvenecer el parque español con el objetivo de que en 2016 la edad media se rebaje de 9,5 años a 7, si hablamos de turismos, ya que el plan compensa también a vehículos industriales y motocicletas.

Ha aumentado la venta de vehículos usados, ¿puede repercutir esto en la seguridad vial y en el descenso de la siniestralidad?

Depende de qué usado estemos hablando; los vehículos de ocasión, tengan la edad que tengan, adquiridos a profesionales van respaldados por un contrato, tienen una garantía, un historial de mantenimiento y una certeza de que están en buen estado. Otra cosa muy diferente son aquellos vehículos adquiridos a particulares o incluso ilegalmente en la calle a vendedores que se hacen pasar por profesionales. En este último caso podemos estar hablando de auténticas bombas rodantes.

Me gustaría hacer una precisión; no debemos pensar que un vehículo de segunda mano es un vehículo viejo. El VO tiene una amplia oferta de vehículos automatrículados, sin rodaje apenas; seminuevos y vehículos procedentes de flotas de renting con una vida media de cuatro años y que han estado muy bien mantenidos y cuidados, etc. e insisto, incluso los VO con más edad, si son vendidos por profesionales ofrecen garantía de utilización sin problemas. Es cierto que la crisis ha hecho aumentar las ventas entre particulares que ya representan más de seis de cada diez operaciones, pero existe un mercado cualitativo y profesional del VO muy importante que deberá crecer en los próximos años si queremos conseguir un parque más joven y saneado.

¿Se está notando esta cierta mejora económica en la venta de automóviles?

Todavía es pronto para afirmarlo pero es cierto que el nivel de confianza de los consumidores va recuperándose poco a poco; ahora bien hace falta todavía que las familias noten esa ligera mejoría en sus bolsillos y, sobre todo, que se abra el grifo del nivel de garantía que exige la financiación. También es necesario que baje la alta tasa de desempleo y que se vislumbre un futuro menos incierto. Como miembro de la Junta Directiva de la CEOE, estoy convencido de que la situación ha comenzado a cambiar y estamos ya en la senda de la recuperación. Hasta que ésta llegue a los hogares deberemos mantener las ayudas a la compra de automóviles para alentar el consumo y garantizar una demanda doméstica acorde al nivel de industrialización alcanzando en automoción.

Se ha renovado el plan de ayudas a la compra de vehículos nuevos (Plan Pive 5), ¿es el mejor momento para comprar un vehículo?

Sin duda, nunca me cansaré de decirlo. Pocas veces hemos tenido la confluencia en el tiempo de grandes promociones con un plan de ayudas de las características del PIVE o el PIMA Aire.

¿Qué es lo que el consumidor suele valorar más a la hora de adquirir un vehículo? ¿Es la seguridad uno de los puntos que más se tienen en cuenta?

En un contexto de ajuste presupuestario y de falta de crédito, el factor precio se ha convertido en un elemento muy importante en la compra de un nuevo y, sobre todo, de un vehículo usado. La tecnología de seguridad de los vehículos, activa y pasiva, me atrevería a decir, es algo que cada vez más se va mejorando en esta industria donde los fabricantes están haciendo grandes esfuerzos e inversiones. El poder de la marca, el factor de estatus social también siguen teniendo su peso en la elección de un vehículo u otro, aunque es cierto que en estos años de crisis hemos realizado un aprendizaje hacia la compra racional o inteligente donde el binomio calidad/precio cada vez pesa más junto con la seguridad y el consumo de combustible. Ese aprendizaje ha venido para quedarse.

¿Qué sería lo idóneo que tuviéramos en cuenta a la hora de elegir un coche?

Haciendo gala de esta racionalidad, y presuponiendo siempre su seguridad, que sea el coche que mejor se ajusta al uso y disfrute que vamos a darle.

Desde Ganvam se ha pedido recientemente que trucar el cuentakilómetros sea delito grave. ¿Cree que se aprobará la enmienda y que figurará en la reforma de la Ley de Seguridad Vial?

Sólo puedo decirle en que confiamos en que así sea. Todos ganamos con esta medida, los profesionales que ven manchado su nombre por la práctica ilegal de algunos pocos irresponsables; los consumidores que comprarán un vehículo sabiendo lo que compran y de acuerdo a su precio; y también el medio ambiente y la seguridad vial.

¿De qué manera puede afectar esta grave ‘irregularidad’ en la seguridad vial?

Los fabricantes diseñan y ponen en el mercado vehículos con unas necesidades de mantenimiento y servicio periódico en función de su antigüedad y kilometraje. Así, si el propietario no conoce el kilometraje real del vehículo, no podrá hacerle el mantenimiento adecuado, ni sustituir los componentes que hay que chequear una vez alcanzado un número determinado de kilómetros, poniendo en peligro su seguridad y la del resto de viajeros y automovilistas.

Como asociación nacional de vendedores de vehículos a motor, ¿qué opinión le merece las nuevas medidas recogidas en la Ley de Seguridad Vial? ¿Qué opina de los famosos 130 km/h?

Le daré una respuesta sincera y muy acorde con nuestra forma de entender la actuación de la DGT. Ganvam está a favor porque la reducción de accidentes con víctimas continúe bajando como lo está consiguiendo en los últimos años, y de forma brillante la DGT y aplaude esta la labor sin reserva alguna. También es de reconocer y agradecer a la sociedad y a los conductores, que hayan adecuado en general sus comportamientos y hábitos de conducción, con el resultado de reducción de accidentes por todos conocido y celebrado.

Ganvam defiende el cumplimiento de la normativa a rajatabla y espera que los cambios normativos introducidos ayuden a reducir aún más los accidentes en carretera y la presencia de un parque más seguro en España.

En cuanto a la ampliación del límite de velocidad a 130 km/hr nos parece adecuado si se adapta al estado y situación en cada momento de la vía pública afectada.

Muchos usuarios optan todavía por la venta de vehículos en la calle, ¿qué riesgos se corren y por qué se debe evitar?

La compra de un vehículo a un particular es una práctica legal pero el usuario debe ser consciente de que está comprando a ciegas, es decir, sin saber la “compleja máquina” que realmente se lleva. Como decía, desconoce su pasado, su historial de mantenimiento, no hay ninguna garantía ni contrato de por medio. El particular que vende un vehículo no está obligado a cumplir la Ley “europea” que sí obliga al vendedor profesional a conceder una garantía al comprador de dos años, o de uno si así se pacta por ambos.

Otra cosa bien distinta es la compra en la calle de un vehículo a un particular que se hace pasar por un profesional sin serlo. En este caso estamos hablando de una práctica ilegal, penada y que genera una competencia desleal a todos aquellos concesionarios y compraventas que actúan conforme a lo que marca la ley y cumplen con sus obligaciones de todo tipo. En este caso, al igual que en el supuesto anterior, los peligros son los mismos pues son vehículos sin ningún tipo de respaldo profesional y sin ninguna garantía.

Nuestro consejo, pues, es que los vehículos nuevos o usados deben adquirirse en establecimientos profesionales, sean redes de concesionarios o compraventas legalmente establecidos.

Por último, ¿qué le pide como presidente de Ganvam a este 2014?

La Carta a los Reyes Magos y le adelanto que algunas de mis peticiones ya han sido escuchadas. Me refiero a la continuidad de los planes de estímulo hasta que la recuperación macroeconómica se traslade a las familias; la apertura del grifo y sobre todo del nivel de garantía exigido por la financiación para los compradores pero también para los vendedores, de manera que puedan financiar su circulante; la erradicación de prácticas fraudulentas como los talleres ilegales o la venta pirata en la vía pública; la reforma fiscal de los impuestos que gravan el automóvil con especial hincapié en la supresión del anacrónico Impuesto de Matriculación; la liberación efectiva de las ITV´s y, cómo no, la unión de las principales asociaciones del automóvil en aquellos asuntos de vital importancia para nuestro sector.

Y un último apartado, que la DGT siga oyendo al sector del automóvil y contando con él como lo viene haciendo, para cuantos proyectos o acciones considere oportuno poner en práctica. En este sentido la actual DGT es un modelo de eficacia y colaboración con nuestro sector.

Comparte esta noticia:

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.