Comparte esta noticia:

Hace unas semanas, la Dirección General de Tráfico (DGT) publicaba los tramos de concentración de accidentes vigilados por radares móviles y fijos, en un listado difundido en su web. Sin embargo, según el RACE, el listado presenta errores e indefiniciones, por lo que consideran que ‘no incide en la credibilidad y en la eficacia de una medida como esta’. Igualmente se muestran sorprendidos ante  la uniformidad en el número de tramos vigilados frente a las diferencias de accidentalidad entre las provincias.

Dicho club ha detectado inexactitudes y datos poco fiables en el listado publicado por la DGT, lo que en algunos casos provoca que ‘no sean de utilidad durante los desplazamientos de los conductores’, señalan.

Algunos de los ejemplos de errores detectados en el listado son los ubicados en la Comunidad de Madrid, con dos tramos de 340 kms cada uno; los más de 500 kms en Burgos en una misma carretera (CL-629); más de 370 kms en Granada (A-403) o los 250 kms en Pontevedra (N-640); un tramos de 229 kms en Jaén (N-322); 217 kms localizados en la N-110 en Segovia; 314 kms en Valladolid (N-602), o los más de 300 kms en la provincia de Ávila (N-110). Pese a tratarse de un error, en cuanto que no hay tramos de tantos kilómetros en una provincia, el Club de conductores cree que la vigilancia debería limitarse a zonas más específicas y donde se haya detectado una mayor peligrosidad, lo que incidiría en reducir el riesgo en tramos de concentración de accidentes.

Por este motivo, piden a la Dirección General de Tráfico que en la próxima revisión de los tramos se depuren y precisen los datos. La medida, que es positiva en su esencia, podría carecer del efecto preventivo previsto si no tiene dicha utilidad para el automovilista.

Comparte esta noticia:

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.