Comparte esta noticia:

Guille Cortés es un joven español que se lanza a la carretera con su bici para hacer el trayecto Estocolomo-Bruselas. El objetivo: apoyar la reducción de la siniestralidad de ciclistas y mejorar su seguridad. 

Conocemos a Guille Cortés, un joven nacido en Sevilla con un proyecto que comienza con un viaje en bicicleta por media Europa, el objetivo es triple:

  • 2.000 km. en bici de Estocolmo al Parlamento Europeo en Bruselas para sensibilizar sobre las causas de los accidentes de tráfico de ciclistas y visibilizar los derechos de este colectivo. Esta iniciativa se llama Bikes&Tech.

Guille Cortés

 

  • Colaborar económicamente con ONG de atención a víctimas de accidentes: Guille ha elegido donar parte del dinero recaudado para sufragar los gastos de esta aventura a Asociación DIA de Víctimas de Accidentes, asociación que lleva casi 15 años ofreciendo atención gratuita a personas que han sufrido un accidente o a sus familiares.
  • Conseguir financiación suficiente para desarrollar innovaciones tecnológicas que mejoren la seguridad de la bicicleta. “Estos proyectos concretos se llevan a cabo en el seno de Blinkker, una empresa tecnológica que desarrolla productos con alcance social. Para la bicicleta, Blinkker está desarrollando un sistema de navegación especial para bicicletas que aumentará la seguridad en ciudad, reduciendo desde un 37% las causas principales de accidente de bicicletas en el ámbito urbano”.

Según un estudio, entre 2004 y 2013, las carreteras europeas se han cobrado la vida de 25.000 ciclistas y solo en 2014 se han registrado más de 2.000 muertes de ciclistas en accidentes de tráfico en la Unión Europea. El número de personas que sufrió lesiones graves fue mucho mayor.

Conociendo esta preocupante realidad, Guille Cortés comienza su travesía por las principales urbes ciclistas de Europa el 26 de julio, con poco equipaje, mucha ilusión y un ejemplar de El Quijote, coincidiendo con en el cuarto centenario de la muerte del gran Miguel de Cervantes. La ruta atravesará varios de los núcleos urbanos más “ciclistas” de Europa (Gotemburgo, Copenhague, Hamburgo y Amsterdam) en lo que será un viaje de unos 2.000 kilómetros, atravesando cinco países, con 40 jornadas previstas.

Ruta Guille Cortés

Charlamos con Guille, porque tenemos mucha inquietud por esta inciativa y os dejamos con la entrevista completa:

  • ¿Por qué elegiste este formato de campaña para integrar tus tres objetivos?

<Creo que la integridad del proyecto se respeta en estas tres vertientes. Es cierto que para proyectos ambiciosos (y sobre todo de impacto social) se necesita siempre financiación y las opciones son varias. Me gusta el crowdfunding: permite a las personas apostar por proyectos con los que ellos se sienten identificados. Son las personas las que pueden participar de primera mano. Es el fin de los grandes grupos. Yo no quería entrar en una campaña de mecenazgo donde simplemente ofrecía un producto y me sentaba a gestionar y trabajar en el desarrollo. Quería algo donde tuviese que implicarme al 100%. “Sufrir” un poco. Con este proyecto, pido visibilidad para llegar a cuanta más gente mejor. Es un problema grave que afecta a cientos de miles de personas y, con las medidas adecuadas, se puede paliar. La tecnología y los proyectos que llevo a cabo son una herramienta más, pero estoy empezando a pensar en ideas que engloben más y sean más locales>

  •  ¿De dónde viene tu afición por las bicis?

<Mi primera experiencia en bici fue horrible. Me regalaron una bici siendo pequeño y al intentar montarla tuve una caída “a lo grande” y volví a casa llorando repudiando a la pobre bicicleta. No la quería ni ver. Irónicamente, años después, me peleaba con mis padres para que me permitieran ir al instituto en bici. Desde entonces, como el Guadiana, hasta que me fui al extranjero desde cuando, siempre que puedo, me desplazo en bici en la ciudad>

  •  Muestras una gran sensibilidad ante la siniestralidad vial que afecta a los ciclistas, especialmente en ciudad ¿cuál crees que es el mayor riesgo que corréis?

<Como digo siempre, los ciclistas son guerreros sin armadura. Un impacto mínimo nos puede suponer una gran repercusión, principalmente física y psíquica. Hay mucho donde trabajar: el vehículo debe entender que la estabilidad del ciclista es muy sensible a pequeños cambios (velocidad, rebufo, climatología…) y no está a la altura de competir con un vehículo. Hay que ser paciente. También el ciclista debe comprender y aceptar que no respetando las normas viales, aunque él quede ileso, puede comprometer la seguridad de otras personas. Saltarse un semáforo con éxito puede conllevar frenazos de coches o volantazos que pueden acarrear consecuencias para otras personas>

bici ruta

 

  • Sabemos que has viajado por muchos países del norte de Europa donde la cultura y el uso de la bicicleta como medio de transporte está mucho más extendido ¿qué ciudad elegirías como el modelo al que te gustaría que se dirigiera España?

<Debo hablar de “Modelos”. Son muchos. Las ciudades deben hacer un buen análisis de su tradición vial, del estado y disponibilidad de sus infraestructuras viales y de otras características propias. Sevilla es un muy buen ejemplo de adaptación y es por ello por lo que se encuentra dentro de las 10 mejores ciudades para ir en bicicleta en la UE. Pero el sistema de carril bici y zona compartida de Sevilla no podría implantarse en Madrid porque hablamos de dos tipos de ciudad muy diferentes, en cuanto a la topografía, costumbres, número de vehículos, infraestructuras, densidad, etc… La virtud es tomar ejemplo y adaptar. No copiar sin sentido>

  • Has estado los últimos años fuera de España. A la vuelta ¿te ha sorprendido o disgustado algún aspecto de la convivencia entre bicis y el resto de vehículos en las carreteras?

<Pues voy a comparar (de forma constructiva). En mi último destino, Londres, la bicicleta era algo “nuevo” (me refiero al gran uso que tiene en la ciudad). Cada año, la ciudad sufre un incremento en el número de ciclistas de dos cifras porcentuales (dependiendo del distrito). Y los londinenses han entendido desde el principio que deben organizarse para convivir pacíficamente. Queda mucho por hacer y hay radicales en ambos lados (ciclistas y vehículos), pero están destinados a entenderse. El presupuesto de adaptación urbana, las innovaciones en las soluciones para ciclistas y los eventos públicos y privados para el ámbito de la bicicleta no paran de crecer. En Madrid llevo un año, pero ha sido muy ajetreado con idas y venidas. Te puedo hablar de mi sensación: veo que está en auge, que está creciendo y que falta muchísimo para conseguir un estándar que garantice seguridad. En Madrid siento más peligro que en Londres. La información vial y la cultura orientada a la bicicleta aún tienen que cuajar y asentarse en el vial>

  • El lunes 25 llegarás a Estocolmo para montar la bici que te ha donado una ONG sueca ¿Estás preparado para comenzar el viaje? ¿qué expectativas tienes? ¿Cuál crees que puede ser tu mayor dificultad?

<Arranco desde Estocolmo el día 26 de Julio por la mañana. Sobre la preparación: llevo varios meses en el gimnasio, poniéndome en forma; voy en bici a todas partes con una media de 25 km diarios en Madrid, que tiene sus cuestas. Tengo todo el equipo listo y muchas ganas de empezar a montar la bicicleta. Además de conferencias, reuniones y otros proyectos, he estado metido en un diseño de aplicación para el seguimiento en tiempo real de mis etapas, que se verá en un mapa en la web (no habría sido posible sin el gran Alvaro Isorna. Gracias)… como ves, no he parado. En resumen, tengo muchas ganas de arrancar. Será un viaje duro, sin duda. Sobre todo por la constancia: hacer 80 km un día no parece mucho, pero ser constante día tras día, es otra historia. No estoy preocupado. Mantengo un espíritu positivo y, cuento con que mi experiencia previa viajando por el mundo me ayuda a anteponerme a cualquier adversidad>

  • ¿Qué será lo primero que harás cuando llegues a Bruselas, el destino final de tu viaje?

<Seguir. Seguir con los proyectos. Preparar reuniones, montar el equipo, coordinar acciones… ¡Esto no ha hecho más que empezar! Del éxito de proyectos como estos pueden depender vidas>

Desde Actualidad Vial seguiremos de cerca sus pasos, porque consideramos que hacen falta más inciativas de este tipo, gente que se ‘moje’ por las seguridad vial de un modo tan intenso como lo está haciendo Guille, de una forma solidaria y además con un proyecto de I+D+I que podría salvar muchas vidas de ciclistas en las carreteras.

Comparte esta noticia:

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.