Comparte esta noticia:

Linea Directa ha decidido dar un paso más en su lucha contra la siniestralidad vial creando su fundación. Actualidad vial ha entrevistado a Francisco Valencia, director general de Fundación Linea Directa, para quien la seguridad vial ha pasado a ser ‘una cuestión de Estado’. Estudios, cursos de conducción, el Premio Periodístico de Seguridad Vial y el Premio Emprendedores figuran entre sus principales ejes de actuación. La aseguradora ha apostado de una manera clara por esta reducción de los accidentes de tráfico hasta el punto de premiar a aquellos buenos conductores con descuentos en sus tarifas. ‘La campaña está siendo un éxito y es un claro ejemplo de cómo se puede conjugar el negocio con la RSC’, indica Valencia.

-Línea Directa ha apostado fuerte por la seguridad vial, ¿por qué se ha decidido crear la Fundación?

La Fundación Línea Directa tiene como objetivo reducir a cero los fallecidos en accidente de tráfico a través del impulso de iniciativas que promuevan hábitos de conducción segura. Se trata de un proyecto que, bajo el lema “Por la Seguridad Vial. Aquí y Ahora”, quiere dar continuidad a un conjunto de actividades que la compañía viene realizando desde su nacimiento hace 19 años.

Se trata, por tanto, de canalizar y desarrollar el compromiso de Línea Directa con la sociedad, así como de consolidar los avances realizados sobre seguridad en carretera en los últimos tiempos. En este sentido, nuestro objetivo es construir una herramienta abierta a la sociedad que sirva para alcanzar el objetivo de todos: acabar con la lacra social de los accidentes de tráfico, que cada año, acaba con la vida de casi 1,3 millones de personas en el mundo.

director general fundacion linea directa 2 small-Muchas son las compañías aseguradoras que llevan a cabo acciones por la seguridad vial, ¿deberían ser más?

Pensamos que en este terreno de lucha contra la mortalidad en carretera todos los esfuerzos son pocos. Cuanto más actores intervengamos, no solo desde la Administración, sino también desde la industria automovilística, las asociaciones de víctimas, los periodistas y, por supuesto, las aseguradoras, más probabilidades tenemos de acabar con los accidentes de tráfico. Es importante que las empresas privadas, a través de sus políticas de RSC o a través de sus fundaciones, canalicen sus esfuerzos para aportar su granito de arena en cuestiones que sean de especial relevancia para la sociedad.

-La Fundación pone en marcha el Premio Emprendedores y Seguridad Vial, ¿en qué consiste?

El Premio “Emprendedores y Seguridad Vial” de la Fundación Línea Directa lo lanzaremos en el último cuatrimestre del año y aúna dos valores absolutamente clave para la compañía: el emprendimiento y la lucha contra la mortalidad en carretera. Este certamen, cuyo objeto es prácticamente inédito en nuestro país, se dirigirá a emprendedores, autónomos y a Pymes radicadas en España con menos de 3 años de actividad con el objetivo de desarrollar nuevas tecnologías sobre Seguridad Vial, impulsar la movilidad sostenible y facilitar la integración de los accidentados en la sociedad. Queremos apoyar a los emprendedores y estamos dispuestos a convertirnos en su principal cliente o, llegado el caso, en su accionista de referencia.

¿Han visto en algunos emprendedores y pequeñas empresas grandes ideas que podrían ayudar a reducir la siniestralidad vial?

Sí, hemos estado haciendo una prospección de mercado y hemos recibido en nuestras oficinas a numerosos emprendedores que tienen mucho que aportar en el ámbito de la seguridad vial. Pensamos que este Premio, con una dotación importante y con apoyo a nivel logístico y de formación del Grupo Línea Directa, puede ser un impulsor para estas personas innovadoras que necesitan capital y apoyo para llevar a cabo sus proyectos.

-Van a realizar también cursos de conducción, ¿a quiénes está dirigido y cómo se van a desarrollar? ¿Cuántos tienen pensados realizar al año?

Es un piloto que vamos a testar durante este año. Estos Cursos de Conducción estarán dirigidos tanto a clientes de Línea Directa como a todo aquel que quiera mejorar y potenciar sus aptitudes al volante. Tendrán una parte teórica volcada en la conducción segura y una parte práctica, donde podrán poner a prueba sus habilidades para conducir en condiciones climatológicas adversas o para saber reaccionar ante situaciones imprevistas. De momento, para 2014 vamos a realizar una sesión para una veintena de conductores y en base a la acogida que tenga veremos darle continuidad y amplitud al proyecto.

-La compañía premia a los conductores que no hayan perdido puntos en su carnet de conducir, ¿cómo surgió la idea y por qué?

Nuestra campaña de recompensar a los conductores que tengan los 15 puntos surge de una pregunta muy sencilla que nos hicimos hace más de un año: ¿por qué no premiamos a los buenos conductores? Con esta sencilla pregunta nos dimos cuenta de que no había nada en el mercado asegurador donde los conductores que conservaran los 15 puntos, es decir, el 76% de los conductores españoles que aún conservan el saldo máximo de puntos del carné, tuvieran alguna recompensa por ser buenos al volante. La campaña está siendo un éxito y es un claro ejemplo de cómo se puede conjugar el negocio con la RSC. Cuando esto se produce de forma natural y perfectamente alineado, los resultados acaban siendo buenos.

-XI Edición de los Premios Línea Directa, ¿qué balance hace de estos galardones? ¿Cuál es el objetivo principal de estos premios?

El Premio Periodístico de Seguridad Vial de la Fundación Línea Directa ha cumplido ya once años y nació con la vocación de estimular la publicación y emisión de trabajos sobre seguridad vial en los medios de comunicación. A lo largo de estos once años, hemos recibido más de 6.000 trabajos procedentes de todo el país y de todos los medios en sus modalidades de prensa escrita o digital, radio y televisión. Para que se haga una idea, en la primera edición recibimos 105 trabajos y en esta última se han presentado 1.326 reportajes, lo que demuestra que en España ha habido un incremento notable de publicaciones sobre seguridad vial y que los medios de comunicación están muy concienciados con este tema.

El Premio Periodístico de Seguridad Vial se ha convertido en un referente entre los periodistas, y este año hemos contado con profesionales de la envergadura de Pepa Bueno, Ernesto Sáenz de Buruaga, entre el jurado, o Iñaki Gabilondo, como maestro de ceremonias. Además, un año más, la Directora General de Tráfico, María Seguí, ha sido la presidenta del jurado, y en esta edición hemos contado con el respaldo y el apoyo de Pere Macias, Presidente de la Comisión de Seguridad Vial del Congreso de los Diputados y patrono de la Fundación Línea Directa.

-¿Qué tipo de acciones internas realiza la compañía de cara a prevenir accidentes de tráfico en el entorno laboral?

Tenemos un Plan de Movilidad que hemos elaborado después de analizar los hábitos de desplazamiento de nuestros casi 2.000 empleados. Este Plan tiene por objeto concienciar y prevenir los accidentes in itinere y los accidentes en misión –aunque, en nuestro caso y por nuestro modelo de negocio, éstos son mínimos-, a través de píldoras informativas, charlas de concienciación que hacemos en colaboración con AESLEME y la DGT, o medidas concretas como una plataforma de carpooling interna, para que los empleados puedan compartir su coche y se puedan ir rotando en la conducción para evitar situaciones de fatiga o distracción.

-Las víctimas de tráfico vienen reclamando un protocolo de actuación para aquellos accidentes con fallecidos y heridos graves, ¿se sigue algún protocolo especial en la compañía? ¿De qué manera está presente la aseguradora en el acompañamiento a las víctimas?

Para nosotros, el accidente es el momento de la verdad, el momento en que nuestros asegurados necesitan ver que respondemos y que estamos ahí para ayudarles y darles respuesta a todas sus necesidades. Nuestro modelo de negocio directo nos ha hecho tener una sensibilidad especial y, entre otras iniciativas, hemos desarrollado un programa que hemos llamado Tratamiento Médico Integral, que lanzamos en el año 2006 y que hemos ido perfeccionando con el paso de los años. Se trata de una red de asistencia sanitaria que Línea Directa pone gratuitamente a disposición de los lesionados en accidentes de tráfico, para garantizar el mejor tratamiento y agilizar su recuperación. Se ofrece a todas las personas –conductor y ocupantes- que viajan en un vehículo asegurado en Línea Directa, sea o no culpable del accidente, así como a terceros lesionados en esos accidentes.  Los tiempos de los tratamientos se reducen y el lesionado se recupera antes y por lo tanto se reincorpora antes a su vida profesional y familiar. Así gracias al servicio de Tratamiento Médico Integral de Línea Directa, la duración de una lesión de esguince cervical -que representa el 65% de las patologías que tratamos como consecuencia de accidentes de tráfico-  se ha reducido en 85 días (casi tres meses).

-Por último, llevamos tres meses de repunte de la siniestralidad vial, ¿considera que es algo puntual? Desde su punto de vista, ¿qué acciones deberían realizarse para continuar con el descenso?

En las últimas semanas no paramos de escuchar que hay elementos macroeconómicos que parecen apuntar a una salida de la crisis. La realidad es que, aunque 2013 ha sido el mejor año de la historia en materia de accidentes, el último trimestre del ejercicio ha experimentado un repunte de los fallecidos debido a que se circula algo más: en este periodo han muerto un 4,5% más de personas que el mismo periodo del año anterior. Los dos primeros meses de 2014 han tenido un buen comportamiento, pero el mes de marzo, abril y mayo han vuelto a experimentar un ligero crecimiento frente al del año pasado. Los indicadores de consumo de carburante han crecido también en los últimos meses.

Hay otros dos factores crecientes de riesgo para la seguridad vial: el peligroso envejecimiento del parque de vehículos –el 50% de los coches tiene más de 10 años–, y el descenso del presupuesto para el mantenimiento de las carreteras, que ha caído un 30% desde 2009.

Y es de esperar que, con la salida de la crisis, uno de los colectivos más golpeados por la misma, el de los jóvenes, pueda empezar a incorporarse de nuevo como conductores. Si esto ocurriera, qué duda cabe que su menor nivel de experiencia al volante podría repercutir negativamente en la siniestralidad.

¿Estamos, por tanto, ante un repunte asociado a la salida de la crisis? No estamos seguros, pero qué duda cabe que todos estos elementos nos llevan a pensar que la accidentalidad en carretera podría haber tocado fondo e incluso subir a partir de 2014. Por eso, es fundamental no bajar la guardia y seguir trabajando, como país, en intentar llevar el número de muertos a cero. Ese debe ser el objetivo común de lo que en la Fundación Línea Directa hemos calificado como una cuestión de Estado: la Seguridad Vial. Y mejorar las cifras de accidentalidad no es una tarea solo de la Administración, sino de toda la sociedad civil, desde los conductores a las empresas privadas, las fundaciones, las asociaciones de víctimas y los medios de comunicación. Todos podemos hacer algo.

 

Comparte esta noticia:

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.