Comparte esta noticia:

Aunque consideramos que la reforma de la Ley de Tráfico y Seguridad Vial aprobada hoy en el Congreso cuenta con muchos puntos positivos, también observamos que hay otros susceptibles de mejora. Aquí encontramos el polémico casco ciclista en ciudad que, finalmente, será obligatorio para menores de 16 años. ¿No se ofrece un mensaje erróneo si observamos a un padre con su hijo en bicicleta, uno con casco y el otro sin él? Desde DIA opinamos que esta obligatoriedad debería haber sido para todos por igual. Todos deberían llevar casco en ciudad. En definitiva, es protección y seguridad en caso de accidente.

Aunque no es la Ley sino el Reglamento de Circulación el que establecerá los límites, sí se abarcan los límites de velocidad máximos y mínimos que se puedan implantar más adelante. Así vemos que el abanico es desde los 20 y 30 kilómetros para ciudad hasta los 130 km/h en aquellas vías con carácter especial. Desde DIA opinamos que este incremento era realmente innecesario. Esperamos que esto no desencadene en una percepción errónea por parte del conductor y que Tráfico sea más estricto en sus controles, si este aumento se produce. No podemos olvidar que a mayor velocidad, peores son las consecuencias en caso de accidente. Confiamos en que la DGT, el Servicio Catalán de Tráfico y Tráfico del País Vasco sean estrictos en este tema y que no tengamos que lamentar un incremento de las víctimas mortales por velocidad.

Se ha producido un gran avance en lo que se respecta a la persecución del consumo de alcohol y drogas. No nos parece excesiva la cuantía de 1000 euros por ser reincidente o duplicar la tasa de alcohol permitida, así como por dar positivo en drogas. Todas son conductas que ponen en peligro la vida de los demás. En ocasiones, parece necesario tocar el bolsillo para que muchos dejen de cometer estas imprudencias al volante. Lo cierto es que nos hubiera gustado que se estableciese de manera definitiva el límite de 0,0 de alcohol en la conducción. Es la mejor forma de evitar desgracias.

Entre las medida más positivas encontramos, sin duda, los cambios que se prevén en el Reglamento relacionado con los menores de 1,35 cm, quienes no podrán viajar en los asientos delanteros si no están ocupados los traseros por otros menores. Igualmente consideramos que se ha avanzado en lo que a la prohibición de detectores de radar se refiere. Todos debemos respetar los límites de velocidad establecidos, haya o no radares. Es algo de lo que no deberíamos estar pendientes.

Por último, quiero mostrar mi preocupación por la modificación de la responsabilidad en accidentes por especies cinegéticas. Según la nueva Ley, el conductor del vehículo será el responsable en caso de accidente por atropello de especies cinegéticas. Sólo será responsable el titular de aprovechamiento cinegético o el propietario del terreno cuando el accidente sea consecuencia directa de una acción de caza colectiva de una especia de caza mayor llevada a cabo en el mismo día o 12 horas antes de la finalización de caza. ¿Qué ocurre si como consecuencia de una caza ‘menor,’ se produce un accidente en donde un animal asustado ha salido a la carretera y ha provocado un accidente? Desde la asociación consideramos que muchas víctimas se pueden ver desamparadas según esta premisa. Tememos que los cazadores descuiden ahora sus responsabilidades ante esta modificación de la ley y sean muchas las víctimas de esta imprudencia.

Comparte esta noticia:

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.