Comparte esta noticia:

REVISTA DE PRENSA:

En una entrevista concedida a INESE, el presidente de la Asociación Estatal de Víctimas de Accidentes DIA, Francisco Canes, ha destacado que ‘para que las indemnizaciones sean las adecuadas debe partirse de las necesidades de las víctimas, de una posición ética por parte de las aseguradoras, que deben ser conscientes de que hay un problema real y que su función es resolverlo bien y rápido’. En este sentido, añade que “partimos de una situación complicada, que han propiciado las aseguradoras, porque prevalece la indemnización sobre la curación, se busca pagar y cerrar el expediente. ¿Cómo queremos que se comporten las víctimas si les han enseñado que ese es el único camino? Coge el dinero y vete’.

‘A cualquier persona con sentido común le chirría pensar que en caso de perder a un padre, que aporta una parte esencial de los ingresos a una familia, la indemnización ronda los 150.000 euros. ¿Alguien con sentido común cree que eso resuelve los problemas de futuro que se le han creado a esa familia con dos hijos pequeños? ¿Crecer sin un padre o una madre puede tener esa compensación? Solo hay que empatizar con la realidad de muchas familias’, indica el presidente de la asociación en la entrevista concedida a la publicación INESE.

Sobre el trabajo realizado por las compañías aseguradoras, Canes indica que ‘por más que se quiera enmascarar por parte de las aseguradoras este cambio con fundaciones y acciones supuestamente sociales, esta es la realidad. La verdadera función social la debería cumplir el seguro en sí mismo con una gestión adecuada, no hace falta inventar nada.

Respecto al baremo, el presidente de DIA advierte que no va a admitir que se engloben lesiones injustificadamente o se eliminen y considera que ‘no hay problema para que coexistan unas indemnizaciones justas, perfectamente baremadas, con cierto margen de discrecionalidad judicial para adaptarlo al caso concreto, para unas primas suficientes que permitan esas provisiones y para seguir aumentando el beneficio empresarial. No puede prevalecer el mercado en temas como este, al igual que no puede hacerlo en el trabajo en condiciones inhumanas en el tercer mundo o en la explotación de recursos naturales. Debe haber unos límites’.

A la hora de celebrar los juicios, el presidente de la Asociación Estatal de Víctimas de Accidentes DIA reconoce que ‘las aseguradoras tienen un sistema judicial que les favorece y las víctimas parten de la condición de defraudadores, debemos demostrar nuestra inocencia día a día. Es el mundo al revés’. ‘Partimos de una situación complicada, que han propiciado las aseguradoras, porque prevalece la indemnización sobre la curación, se busca pagar y cerrar el expediente. ¿Cómo queremos que se comporten las víctimas si les han enseñado que ese es el único camino? Coge el dinero y vete. Y, todos lo sabemos, existe una sistemática empresarial con diferentes artimañas para reducir las indemnizaciones. Es más, ya se producen habitualmente ofrecimientos del 50% de lo reclamado. Esto no es justo y el propio sector debería tomar medidas’, añade.

En este sentido, Canes destaca que ‘a nadie debe extrañar que la justicia genere esta desconfianza y que las aseguradoras tengan esta fama. Creo que es una fama ganada a pulso con años de malas prácticas. Se hace necesario un código de conducta en el que DIA estaría dispuesta a aportar su experiencia. Hay que apartar el grano de la paja pero, además, el grano debe cumplir unos requisitos. Tengo la seguridad de que hay aseguradoras que, sin menospreciar las dificultades que implica, estarían dispuestas a explorar ese camino.

 

PUEDE LEER LA ENTREVISTA COMPLETA EN INESE

 

Comparte esta noticia:

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.