Comparte esta noticia:

El Consejo de Ministros ha anunciado que los fondos del Plan PIVE 8 que no se consuman en este año 2015, se podrán aprovechar el próximo año 2016. Se estima que podrían quedar unos 100 millones de euros este año. Desde ANFAC valoran de forma positiva esta medida, ya que consideran que proporcionará estabilidad al crecimiento del mercado de automóviles, aportará mayor impulso a la economía española y ayudará a rejuvenecer el parque de vehículos, que a día de hoy supera los 11,4 años de antigüedad.

En este sentido, señalan que el conjunto de los Planes PIVES, tendrá un impacto en la economía española de más de 10.000 millones de euros, debido a la fuerte capacidad de arrastre del automóvil hacia otros sectores. Además, la recaudación fiscal rondará los 5.000 millones de euros, derivados del Impuesto de Matriculación, IVA y otros tributos relacionados con los seguros, financiación, transporte, etc.

En esta línea, desde la asociación afirman que esta iniciativa del Gobierno contribuirá a una mayor dinamización del consumo privado, acercando al mercado al objetivo de vender 1,1 millón de unidades en el año 2016. ‘Hay que seguir incrementando el ritmo de matriculaciones de vehículos, para descender la edad media del parque, y para ello es necesario mantener un mercado por encima de 1,2 ó 1,3 millones de turismos al año’, indican en nota de prensa.

Los planes de achatarramiento, son una herramienta excelente que proporciona más seguridad a nuestras carreteras y una clara mejora de la eficiencia energética de nuestro mercado. El conjunto de los Planes PIVE supondrá un ahorro de 651 millones de litros de combustibles, es decir, el equivalente a unos 800 millones de €. Este impulso es muy favorable para los fabricantes de automóviles, ya que aportará estabilidad en las líneas de producción y puede atraer nuevas inversiones.

El binomio formado por el Plan PIVE y el Plan MOVEA, planes que persiguen una eficiencia energética en el mercado, representa un primer avance inicial hacia el fomento de nuevas formas de movilidad inteligente, que debería tener un mayor desarrollo a futuro, con el fin de ampliar la entrada de más vehículos alternativos, eliminando, por ejemplo, los límites de precios tan estrictos establecidos para determinados vehículos, como los eléctricos.

La electrificación requiere de un apoyo expreso y constante del sector público, al igual que sucede en determinados países de la Unión Europea, donde no se establecen tales limitaciones, para que esta y otras formas de propulsión alternativa tengan más presencia en la sociedad española y para conseguir unos mayores ahorros energéticos y una mejora en la calidad del aire de nuestras ciudades.

Por primera vez, un Gobierno pone en marcha un Plan que contempla, desde una perspectiva integrada, el impulso al vehículo de tecnología alternativa y su infraestructura asociada, siendo éste último un aspecto clave para garantizar un mayor desarrollo del mercado de este tipo de vehículos. En este sentido, ANFAC confía en que el Plan MOVEA se concentre además en el fomento prioritario del desarrollo de una infraestructura de acceso público para la recarga de vehículos eléctricos estandarizada y acorde con las especificaciones técnicas de la regulación existente.

Comparte esta noticia:

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.