Comparte esta noticia:

El informe “Clasificación de los avances alcanzados en la UE en la mejora de la seguridad vial de sus autopistas”, elaborado por el Consejo Europeo de Seguridad en el Transporte (ETSC), indica que las nuevas tecnologías juegan hoy en día un importante papel en la seguridad vial pudiendo ayudar en el descenso del número de muertes y accidentes en nuestras autopistas.

A pesar de todas las mejoras realizadas, cerca de 1900 personas murieron en las carreteras europeas en 2013. Y es que el 60% de los fallecidos en accidentes de circulación no llevaban puesto el cinturón de seguridad.

Los autores del informe piden a la UE que establezca de forma obligatoria para todos los nuevos vehículos la instalación de avisadores para el cinturón de seguridad de todos los asientos de pasajeros dentro de los vehículos. Actualmente solo está obligado a llevarlo el cinturón de seguridad del asiento del conductor. La UE revisa en estos momentos el requisito de seguridad para que todos los nuevos vehículos vendidos en Europa cumplan con esta medida. La norma se actualizó por última vez en 2009 y se espera que a finales de este año haya una nueva propuesta.

También se recalca la necesidad de hacer más por reducir el número de muertes en carreteras urbanas y secundarias, las cifras muestras que éstas aumentan mientras que disminuyen en las autopistas. Entre 2014 y 2013 el número de fallecidos en las autopistas europeas disminuyó en un 8% de media, al año, comparado con otras carreteras que tan solo disminuyó en un 6,5%.

Para acortar distancia en las cifras, en el informe se recomienda ampliar las normas de seguridad vial dentro de la UE que actualmente solo se aplican en las principales autopistas y autovías, y llevarla al resto de la red de carreteras. La Comisión Europea ha fijado que a finales del presente año se publique una actualización de la norma en este respecto.

Entre otras propuestas, se pide la proliferación de sistemas inteligentes de velocidad, sistemas de detección de carril, más vigilancia en los tacógrafos, que la velocidad máxima sea de 120 km/h o menos y más campañas de concienciación y de control contra el consumo de alcohol y drogas.

“El presente informe demuestra que aunque se ha mejorado en seguridad vial, las nuevas medidas no se han notado por igual ni en todos los estados miembros ni en todos los tipos de carreteras, ahora depende de la UE que ayuden a mejorar en cuestión de seguridad vial”, ha señalado Antonio Avenoso, Director Ejecutivo de ETSC.

LINK AL INFORME

Comparte esta noticia:

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.