Comparte esta noticia:

Casi la mitad de los padres de conductores jóvenes en España se muestra a favor de la implantación de cajas negras en sus coches, un sistema que monitoriza la conducta al volante. Así lo indica un estudio realizado por la marca de neumáticos Goodyear en 19 países entre más de 6.800 entrevistados, todos ellos con hijos conductores de entre 16 y 25 años. De la encuesta también se desprende que el 43% prefiere un sistema de carné por grados, es decir, que el conductor novel comenzara con un permiso parcial que le impidiera utilizar el coche en situaciones concretas (como por la noche o con condiciones climáticas extremas) hasta conseguir la licencia definitiva con el paso de los años, una vez haya conseguido experiencia.

De acuerdo con este estudio, el 44% de los padres españoles aboga por la tecnología de caja negra, que les permitiría controlar la velocidad y la conducta al volante de sus hijos. En Europa, el porcentaje de apoyo es muy similar, un 46% de media. Por encima se encuentran  países como Italia (con un 73%), Polonia o Rumanía (ambas 72%). Fuera de la UE, el país donde ha conseguido un mayor respaldo es Turquía, con un 85%.

La monitorización del vehículo puede reducir significativamente las conductas de riesgo, más aún cuando saben que sus padres los están vigilando. De hecho el 57% de los padres españoles creen que esta tecnología mejoraría el comportamiento de sus hijos.

“Si la implantación es voluntaria, hay pocas objeciones a su uso”, señala John Lepine, presidente de la Asociación Europea de Autoescuelas, “pero si se convierte en obligatorio, se podría acusar al sistema de actuar como un ‘gran hermano'”. Hay que tener en cuenta por otro lado que algunas compañías de seguros podrían aprovechar esta tecnología para aumentar sus primas acorde al nivel de peligrosidad de la conducción, indican.

Según el estudio de Goodyear, a muchos padres españoles les gustaría además involucrarse en el aprendizaje de sus hijos. Así, un 62% expresó su deseo de recibir regularmente informes sobre su progreso en la autoescuela, y un 44% querría asistir a las clases como pasajero.

“El papel de los padres es esencial para asegurar que sus hijos se conviertan en conductores responsables y a ellos les gusta involucrarse más en su formación. Los principales responsables del área de la educación vial deben ofrecer a los padres más posibilidades de involucrarse y tomar el control”, destaca el vicepresidente de neumáticos de turismos de Goodyear, Olivier Rousseau.

El sistema de permiso por grados, por su parte, está diseñado para que los conductores vayan adquiriendo experiencia en entornos de bajo riesgo. Normalmente, el primer carné restringe la conducción nocturna, en autopista o sin vigilancia, así como la edad y el número de pasajeros. Pero más adelante, se van eliminando estas restricciones paulatinamente hasta que el conductor consigue la licencia definitiva.

En España, el 43% de los padres está a favor de dicho sistema, mientras que en la Unión Europea el apoyo se sitúa en el 42%. El mayor respaldo se encuentra en el Reino Unido, con un 66%, y el menor en Suecia, con sólo un 15%.  Desde Goodyear piden por ello que la Comisión Europea lleve a cabo una investigación sobre las ventajas que representa este sistema para la seguridad.

Comparte esta noticia:

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.