Comparte esta noticia:

Está prohibido conducir después de tomas drogas. Disminuye la capacidad de conducción afectando a la rapidez y coordinación de movimientos, al equilibrio, a los reflejos, al ánimo y a la personalidad.  Debemos tener en cuenta que casi la mitad de los conductores fallecidos en 2012 y analizados por el Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses presentaron resultados positivos en sangre a alcohol, drogas o psicofármacos.

Se distinguen tres tipos de drogas según sus consecuencias. Por un lado, están las ‘depresoras’ (relajantes), que producen lentitud de movimientos (alcohol, opio…). Tráfico también identifica las ‘estimulantes’ (excitantes), que producen sensación de potencia (cocaína, anfetamina…). Por último, están los ‘alucinógenos’, que alteran la percepción de la realidad (marihuana hachís…).

¿CÓMO ES UN CONTROL DE DROGAS?

La realización de un control de drogas es similar al que ya se realiza con el alcohol. Los Agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil cuando  ordenan la detención de un vehículo para que su conductor se preste a realizar la prueba de control de drogas, le informarán de la obligatoriedad de someterse a dicha prueba, ya que en caso de negarse incurriría en delito.

El agente encargado toma una muestra de saliva del conductor que introduce en un dispositivo que analizará la muestra. Si el resultado es positivo, se obtiene una segunda muestra de confirmación, que se envía directamente a un laboratorio para su posterior análisis, sin perjuicio de que el conductor pueda solicitar una prueba de contraste en sangre.

En caso de que la prueba de detección de drogas resulte positiva, el conductor es sancionado administrativamente con una multa de 500 euros y la retirada de 6 puntos del carné de conducir. Si además de dar positivo, el conductor presenta una sintomatología evidente de conducir bajo la influencia de sustancias psicoactivas el conductor será puesto a disposición judicial imputado por un delito contra la seguridad vial.

Ley de Seguridad Vial

En el artículo 65 de la Ley se tipifica como infracción muy grave la conducción de vehículos habiendo ingerido bebidas alcohólicas con tasas superiores a las permitidas y, en todo caso, la conducción bajo los efectos de estupefacientes, psicotrópicos y cualquier otra sustancia de efectos análogos.

También se tipifica como infracción muy grave incumplir la obligación, que todos los conductores tienen, de someterse a las pruebas de detección alcohólica y de drogas. Para estas infracciones muy graves, la Ley prevé la sanción de multa de 500 €.

En el permiso por puntos

Los conductores que den positivo en el test de drogas pierden 6 puntos de su permiso ed conducir.

En el Código Penal:

El capítulo IV tipifica los delitos contra la seguridad del tráfico, y establece que conducir bajo la influencia de drogas tóxicas, estupefacientes o sustancias psicotrópicas conlleva la prisión de tres a seis meses o multa de seis a doce meses o trabajos en beneficio de la comunidad de 30 a 90 días, y privación del derecho a conducir de uno hasta cuatro años.

La negativa a someterse a las pruebas supone prisión de seis meses a un año y privación del derecho a conducir de uno a cuatro años.

Comparte esta noticia:

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.