Comparte esta noticia:

Con la llegada del verano aumentan el número de desplazamientos en la carretera. Se prevén 40,9 millones de desplazamientos de largo recorrido sólo en el mes de agosto. Avis y DIA, en su compromiso con las políticas de prevención en materia en seguridad vial, presentan una serie de consejos para prevenir posibles accidentes y disfrutar de un verano inmejorable.

1. Planifica tu viaje antes de salir. Antes de comenzar el viaje es recomendable consultar rutas, alternativas, congestión y situación climatológica. Evitar imprevistos y conocer la ruta hará que estemos mucho más seguros.

2. Revisa el coche antes de emprender el viaje. Es importante tener un buen mantenimiento y comprobar que todo está listo para salir: dirección, luces, frenos, suspensión, neumáticos, niveles de aceite, limpiaparabrisas, líquido de refrigeración y frenos. En caso de que se trate de coches de alquiler, la compañía AVIS se asegura que esté todo listo y preparado para su uso.

3. Asegúrate de llevar todo lo necesario en regla: permiso de conducir en vigor, recibo del seguro (no es necesario llevar el recibo, aunque es aconsejable), permiso de circulación del vehículo o autorización provisional expedida por la Jefatura de Tráfico, tarjeta de características técnicas del vehículo y, por último, informe favorable de la Inspección Técnica del Vehículo (ITV). Aunque tampoco es obligatorio, es recomendable llevar también el recibo del pago del impuesto municipal de circulación.

4. Descansar cada dos horas. La fatiga y el sueño en la conducción son causa de accidente. En trayectos largos es importante estar bien hidratados, por eso es aconsejable llevar siempre agua para el viaje.

5. Hay que respetar la velocidad establecida y adaptarla a las circunstancias de la vía así como a las condiciones climatológicas. El 22% de las víctimas mortales en 2013 estuvo relacionado con conducir a una velocidad inadecuada, según datos proporcionado por la Asociación Estatal de víctimas de Accidentes DIA. También debemos respetar la distancia de seguridad. Así tendremos tiempo de actuar y frenar ante posibles imprevistos.

6. No consumir alcohol ni drogas y no ingerir fármacos que afecten a la conducción. Si se eliminara el consumo de drogas y alcohol por los conductores se podrían salvar 1.000 vidas cada año, afirma DIA. Aumento del tiempo de reacción, problemas de coordinación, percepción errónea de la velocidad y problemas de visión, son sólo algunos de los efectos del alcohol en la conducción.

7. Cinturón de seguridad. Todos los ocupantes deben hacer uso del cinturón de seguridad y en especial los menores que deben ir correctamente sujetos en sus sistemas de retención infantil.

Según los datos proporcionados por AVIS y la Asociación Estatal de víctimas de accidentes DIA, nada menos que 171 ocupantes de turismos y furgonetas fallecieron en 2013 por un accidente de tráfico al no usar cinturón de seguridad. El uso correcto del cinturón de seguridad reduce a la mitad el riesgo de muerte en caso de accidentes. No hacer uso del mismo supone cometer una infracción grave, que lleva aparejada una multa de 200 euros para cualquiera de los ocupantes del vehículo y la retirada de tres puntos del permiso de conducir si se trata del conductor.

Entre los más pequeños, cuatro niños ocupantes de turismo y furgoneta fallecieron por no llevar la correspondiente sillita. Los menores 12 años no pueden ir nunca en el asiento delantero. Deben ir siempre en los asientos traseros y con el dispositivo de retención adaptado a su talla y peso si miden menos de 1,35 m. En caso de tener una estatura igual o superior a 1,35m y ser menor de 12 años, podrán utilizar indistintamente un dispositivo de retención homologado o el cinturón de seguridad. El responsable siempre será el conductor.

8. Evitar las distracciones. Son la causa de cuatro de cada diez accidentes con víctimas mortales, declara DIA. El uso del móvil durante la conducción multiplica por cuatro el riesgo de sufrir un accidente. Hay otros muchos actos cotidianos que los conductores realizan mientras conducen que también provocan distracción en la conducción: encender un cigarrillo, manipular la radio o los navegadores….Quitar la vista de la carretera, aunque sea por segundos, puede ser decisivo. Estas situaciones pueden provocar no ver un peatón que cruza o no observar que el vehículo de delante se detiene.

9. Ser responsable también en tu lugar de destino. Es muy importante ser precavidos durante el viaje pero también en el propio destino.  Si es necesario coger el coche para moverse, aunque sean cinco minutos de trayecto (para bajar a la playa o para ir al chiringuito), es necesario usar siempre el cinturón y el sistema de retención infantil. No se debe conducir con chanchas ya que limita la adecuada movilidad de los pies e impedirán frenar o acelerar con facilidad.

10. Ser precavido. Con el verano, aumenta el número de motoristas, ciclistas y peatones que salen a dar un paseo.  Es conveniente disminuir la velocidad en ciudad, zonas residenciales, parques, paseos marítimos… y mantener una separación lateral mínima de 1,5 metros entre coche y bici en adelantamientos. Son usuarios vulnerables y en caso de accidente, serán los más perjudicados.

Según informe de la OMS,  a partir de 80km/h es prácticamente imposible que un peatón se salve en un atropello. A una velocidad de 30km/h, el riesgo de muerte del peatón se reduce al 10%.

Comparte esta noticia:

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.