Comparte esta noticia:

‘La peor situación de toda la serie del estudio, que se inició en 1985’, así de contundentes se muestran desde la Asociación Española de la Carretera, quienes denuncian que sería necesaria una inversión de 6.200 millones de euros. Entre las medidas que hay que tomar se encuentran la reposición de nada menos que 330 mil señales, repintar las marcas viales de 52 mil kilómetros de carreteras y mejorar las barreras metálicas, entre otras muchas acciones.

El presidente de AEC, Juan Francisco Lazcano, lo tiene claro, ‘tan sólo un golpe de timón en los Presupuestos 2015 evitaría la debacle del patrimonio viario’. La asociación consideran urgente implementar un Plan PIVE para las carreteras españolas, ‘sin menoscabo de arbitrar un sistema que permita consolidar una asignación presupuestaria anual al mantenimiento de la red’, remarca Lazcano.

Desde 1985, la Asociación Española de la Carretera realiza la Campaña de Inspección Visual de la Red Viaria, cuyo objetivo principal es conocer el estado de la pavimentación del equipamiento, así como de determinar la inversión mínima necesaria para alcanzar niveles de servicio adecuados. ¿La nota de este año? La asociación remarca que carreteras españolas se encuentran en un estado de conservación “deficiente”, rozando ya el “muy deficiente”. De hecho, se encuentran en la peor situación desde que comenzaron a elaborar este informe. Apuntan que los 6.200 millones de euros de inversión que han previsto son debidos al déficit que acumula el mantenimiento del conjunto de las infraestructuras viarias del país. Un déficit que entre 2011 y 2013 se ha incrementado cerca del 13%: un 20% en la red que gestiona el Estado y un 10% en la que administran los gobiernos autonómicos.

La situación de las carreteras es algo que afecta a todos. Entre sus consecuencias están el deterioro de la comodidad de la circulación y de la seguridad vial; pérdida de competitividad interterritorial y con respecto a nuestros socios europeos; aumento exponencial de los costes de reparación (cada euro no invertido a tiempo en refuerzo de firmes se transforma en 5 € a los tres años y en 25 € en el quinto); incremento de los costes de mantenimiento de los vehículos y aumento de las emisiones contaminantes, etcétera.

PAVIMENTOS EN ALERTA

El estado de los pavimentos acumula el 94% del déficit total. De hecho, el estudio considera que se encuentran en un estado ‘deficiente’ tanto en la Red de Carreteras del Estado como en la Red Autonómica y que, por lo tanto, compromete la capacidad resistente de las capas inferiores.

Aquí es necesaria una inversión de 5.828 millones de euros para el conjunto de carreteras para reponer y reforzar los firmes. De ellos, la Red del Estado precisa de 1.883 millones, y la Red Autonómica de 3.945 millones.

Actualmente tres de cada cuatro kilómetros de pavimento presenta grietas en la rodada (el 72% de la red) y uno de cada tres muestra grietas, desintegraciones, deformaciones y baches (el 38%).

Ya en el ámbito regional, la investigación de la Asociación Española de la Carretera únicamente otorga un “aprobado” a las carreteras que atraviesan Extremadura y el País Vasco. Con una calificación de “muy deficiente” figuran las vías que discurren por La Rioja, seguidas muy de cerca de las de Aragón.

REPOSICIÓN DE 330 MIL SEÑALES VERTICALES

Con una calificación media de 4,6 y 4,1 respectivamente, la señalización vertical en las carreteras del Estado y en las Autonómicas obtiene una puntuación por debajo del aprobado. Con ello se consolida la calificación de “deficiente” que este tipo de señalización viene arrastrando desde los primeros años de la década de 2000.

 En la red estatal, alrededor de 83.000 señales superan la edad de siete años (período de garantía otorgado por los fabricantes para las láminas retrorreflectantes), lo que se traduce en que, si bien durante el día la señal se muestra en un estado de conservación adecuado, por la noche su visibilidad no está garantizada, al haber caducado el material retrorreflectante.

En la Red Autonómica, por su parte, sería necesario renovar unas 247.000 señales, lo que representa un inversión de 52 millones de euros (27 millones para las vías del Estado).

Desde la Asociación Española de la Carretera indican que si se recurre a un análisis mediante procedimientos mecánicos, ‘el panorama se muestra aún más negro’. Tanto es así que en 2013 se ha llevado a cabo una inspección mediante retrorreflectómetro portátil, cuyas conclusiones son demoledoras: en una de cada dos señales (caducadas y no caducadas), el material retrorreflectante ha perdido la condición de tal.

En cuando al indicador territorial, tan solo la señalización de código de las carreteras de Cataluña consigue escapar al suspenso.

REPINTAR LA SEÑALIZACIÓN HORIZONTAL

La señalización horizontal pierde tres puntos en sus niveles de conservación respecto a otros años, aunque mantiene la calificación media de “aceptable”. La malla a cargo de las Comunidades Autónomas se estabiliza en el “deficiente”, con una puntuación similar a la de la edición precedente de este estudio: 4,9.

Según este informe, deberían repintarse las marcas viales de 28 de cada 100 kilómetros de carreteras en la red estatal, y de 49 de cada 100 kilómetros en la Autonómica, lo que requiere una inversión global de 103 millones de € (14 y 89 millones en cada una de las respectivas redes).

Por regiones, las buenas notas de Galicia, la Comunidad Valenciana y Cataluña contrastan con las de Murcia, Castilla-La Mancha, Andalucía y Extremadura, las únicas que suspenden en este capítulo.

SE VUELVE AL ‘SUSPENSO’ EN BARRERAS METÁLICAS

En cuanto a las barreras metálicas (la AEC sólo estudia la barrera instalada y no la necesidad de su instalación en aquellos tramos que carecen de la misma), el estudio las suspende, constatando un claro empeoramiento tanto en las carreteras Estatales (con calificaciones que han pasado de 5,6 en 2011 a 4,7 en 2013) como en las Autonómicas (de 5,2 a 4,6).

Se considera necesaria una inversión de 189 millones de euros. De este dinero, 70 millones serían para las barreras de la Red del Estado, y 119 millones para las instaladas en la Red de las Comunidades Autónomas.

Llaman la atención, en la comparativa por regiones, los suspensos de Murcia y Andalucía. La otra cara de la moneda la configuran Extremadura, la Comunidad Valenciana, Galicia, Aragón, Castilla y León, Cataluña y Castilla-La Mancha.

PEOR BALIZAMIENTO QUE HACE UNOS AÑOS

De todos los elementos analizados, ha sido tradicionalmente el balizamiento el que ha presentado un estado más saludable en ambas redes. Pero aquellas notas que rondaban el 8 en años anteriores desaparecen en la campaña de 2013, dando paso a calificaciones más modestas.

En el análisis regional, destacan seis comunidades por encima de la media, situada en el 5,9, y nueve por debajo, en algunos casos con un suspenso.

PREOCUPACIÓN POR LA ILUMINACIÓN

El estudio indican que el 82% de las luminarias en funcionamiento registran rangos inadecuados de iluminancia, casi un 40% más que en 2012.

El estudio audita los parámetros medios de iluminancia (cantidad de luz que llega al pavimento) y uniformidad (homogeneidad de dicha luz), concluyendo que el 82% de las luminarias, en el primer caso, y el 40% en el segundo, registran rangos no adecuados.

Del 82% de las luminarias que registran rangos inadecuados de iluminancia, el 16% lo son por exceso (afectando a la eficiencia energética) y el 66% por defecto (repercutiendo en la seguridad del tráfico).

La falta de uniformidad en la iluminación también incrementa la exposición al riesgo, ya que se generan zonas de oscuridad entre áreas iluminadas (claroscuros); este defecto se detecta en el 40% de las luminarias en funcionamiento.

Comparte esta noticia:

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.