Comparte esta noticia:

El cinturón de seguridad y el casco figuran entre las medidas más efectivas y menos costosas para la reducción de la siniestralidad. En total, 128 medidas de seguridad vial que contribuyen a la visión de cero víctimas mortales y que se recogen en un único libro fruto de años de experiencia. ‘El Manual de Medidas de Seguridad Vial’, editado en español por Fundación Mapfre y realizado por cuatro expertos del Instituto de Economía del Transporte de Noruega nos deja datos como estos: por cada euro que se invierte en cinturones de seguridad, se ahorran casi 32 euros en los gastos derivados de un accidente de tráfico.

‘La biblia de la seguridad vial’, con estas palabras se ha referido Julio Laria, director del Instituto de Seguridad Vial de Fundación Mapfre al manual presentado hoy lunes al ‘reunir en un solo documento casi todas las soluciones que se plantean en un fenómeno tan complejo como es la movilidad’.

Este manual, con nada menos que 128 medidas, ha sido realizado por Rune Elvik, Alena Hoye, Truls Vaa y Michael Sorensen. Para elaborar este trabajo se han revisado, clasificado y resumido más de 2.000 estudios, que han sido realizados desde 1960 a la actualidad y que contienen información sobre la efectividad de estas medidas dirigidas a mejorar la seguridad vial.

En opinión de Rune Elvik, ‘las medidas más importantes son aquellas son más eficaces en todos los sitios, las relacionadas con la física, límites de velocidad, iluminación, casco, cinturones de seguridad… medidas que seguramente son iguales en todos los países’. Los

El manual también hace hincapié en los factores de riesgo de los usuarios de las vías de circulación, teniendo en cuenta su contribución al número de fallecidos y lesionados. Así, por ejemplo, se pone de manifiesto el alto riesgo de choque que existe en las zonas urbanas, donde se producen más lesionados que fallecidos, debido principalmente a que la velocidad a la que se circula por las ciudades es menor que en otro tipo de vías. Por el contrario, en las carreteras se produce un menor número de colisiones, pero un índice mayor de accidentes mortales.

Entre los factores de riesgo más significativos destacan las infracciones a los límites de velocidad, el mal comportamiento de algunos vehículos en caso de choque, sobre todo entre los más antiguos, la no utilización del cinturón de seguridad y los obstáculos que se encuentran en los márgenes de las carreteras que están sin proteger por vallas o amortiguadores de impactos, entre otros. En esta línea, la obra pone de manifiesto que si se eliminaran todos los factores de riesgo incluidos en este análisis (unos 20), resultaría posible, en teoría, reducir el número de fallecidos en un 89 por ciento y el número de lesionados en un 73 por ciento.

Los autores también evalúan las medidas relativas al diseño de la vía y a su equipamiento en función de su relación beneficio-coste. En este sentido destacan que los carriles ciclistas, los carriles de giro a la izquierda en los cruces, las rotondas en los cruces, las circunvalaciones y las intersecciones a diferente nivel son algunas de las medidas cuyos beneficios superan ampliamente sus costes. Señalan, además, que el uso de cámaras o radares de velocidad reducen los accidentes en un 24%.

También enumeran las medidas más efectivas y menos costosas que tienen que ver  directamente con el diseño de los vehículos y el equipamiento personal de seguridad como el cinturón de seguridad y el casco. Encabezan esta clasificación los cinturones de seguridad, cuya relación beneficio-coste es de 31,7. Esto significa que por cada euro que se invierte en este sistema de retención, que reduce a la mitad el riesgo de muerte en caso de accidente, se ahorran casi 32 euros en los gastos derivados de un accidente de tráfico.

Forman parte de esta clasificación, además, los parabrisas laminados, con una relación beneficio-coste de 30; el casco de motocicleta (17,2), el control inteligente de la velocidad (entre 3,7 y 16,7), y las luces de conducción diurna para automóviles (2,5), que todavía no son obligatorias en España, entre otras.

¿QUÉ PUEDE ACARREAR LOS 130KM/H?

Preguntados por las posibles consecuencias de los 130 km/h previstos en la reforma de la Ley de Tráfico y Seguridad Vial, los expertos noruegos indican que ‘al aumentar la velocidad, aumenta la velocidad del tráfico y la gravedad de las lesiones’. En este sentido, han reconocido que, de incrementar la velocidad, son las autopistas las vías más seguras para hacerlo.

‘Si te acostumbras a esa velocidad, sueles ir más rápido en el resto de vías’, ha asegurado Rune Elvik, investigador principal del Instituto de Economía del Transporte de Noruega. ‘Probablemente el número de accidentes aumentaría’, ha añadido.

Comparte esta noticia:

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.