Comparte esta noticia:

Conducir bien

El conducir bien se basa en la práctica y en estar alerta cuando se halle al volante. Mientras conduce, usted debe asegurarse de que no haya nada que interfiera con su capacidad para ver la carretera, para reaccionar ante determinadas situaciones o para operar su vehículo de manera adecuada. Usted debe mirar hacia delante en la carretera, hacia los lados y la parte posterior de su vehículo y debe estar alerta ante acontecimientos inesperados. Manténgase alerta con respecto a lo que esté sucediendo a su alrededor, y no quite los ojos de la carretera por más de unos pocos segundos cada vez. No transporte objetos dentro de su vehículo que pudieran interferir con su capacidad para conducir de forma segura. Esto podría incluir cualquier objeto que obstruya su visibilidad de la carretera o de los espejos.

 Entregas de los “Consejos para ser un Buen Conductor”:

Conductores Distraídos

Los buenos conductores desarrollan hábitos que enfocan toda su atención en la conducción de su vehículo. Algunos conductores pueden desarrollar malos hábitos que pueden resultar muy peligrosos al conducir. Algunos de los malos hábitos que distraen su atención al conducir son los siguientes:

Conducir cuando está enfermo, disgustado o enojado.

Conducir mientras come o bebe.

Conducir mientras está ajustando la radio o cambiando un CD o una cinta.

Conducir mientras hace o contesta una llamada telefónica o habla por un teléfono celular.

Leer mientras conduce.

Conducir mientras está somnoliento o está fatigado.

Cómo Prepararse para Conducir

Antes de arrancar el motor:

Asegúrese de que todas las ventanas estén limpias. Quite cualquier cosa que le obstruya la vista de la carretera.

Ajuste el asiento de manera que pueda alcanzar todos los controles.

Ajuste el espejo retrovisor interior y exterior. No debe ser necesario inclinarse hacia adelante ni hacia atrás para usarlos.

Cierre con llave todas las puertas del vehículo.

Abróchese el cinturón de seguridad. Pídales a todos los pasajeros que hagan lo mismo.

Asegúrese de que su vehículo esté estacionado o en una velocidad neutral antes de arrancar el motor. Nunca ponga el vehículo en marcha hasta que haya mirado hacia adelante, hacia atrás y a los lados para asegurarse de que no haya peatones ni tráfico aproximándose. Después, ponga su indicador de dirección e incorpórese al tráfico cuando pueda hacerlo de forma segura.

Conducir a la Defensiva

El conducir a la defensiva significa que usted debe hacer todo lo que pueda para evitar accidentes. Al conducir a la defensiva, usted tendrá que “ceder” un poco. Tendrá que cambiar la manera en que conduce de acuerdo con el estado del tiempo, con su estado de ánimo y con las acciones de otros conductores, ciclistas y peatones. Siga estos pasos para evitar accidentes:

Esté atento a un posible peligro. Piense en lo que podría pasar. Si hay niños jugando cerca de la carretera, planee qué hará si uno de ellos corre hacia la calle.

Entienda lo que puede hacerse para evitar un accidente. Lea las sugerencias para conducir a la defensiva que se encuentran a continuación y la sección sobre el Manejo de las Emergencias.

Actúe a tiempo. Una vez que haya visto una situación peligrosa, actúe enseguida para evitar un accidente.

Ponga en práctica estas sugerencias para conducir a la defensiva si cree que está a punto de tener un accidente:

Es mejor desviarse hacia la derecha en vez de dirigirse hacia el tráfico que viene de frente para evitar un accidente.

Es mejor chocar contra una hilera de arbustos que chocar contra un árbol, un poste o un objeto sólido.

Chocar con un vehículo que se está moviendo en la misma dirección que usted, es mejor que chocar de frente con un vehículo.

Cuando se está tratando de evitar un accidente, es mejor salirse de la carretera que dar un patinazo.

Es mejor chocar con algo que no se está moviendo que chocar contra un vehículo que viene de frente.

Cuando da marcha atrás

Fíjese qué hay detrás de su vehículo antes de entrar al vehículo. Desde el asiento del conductor no se puede ver cuando hay niños u objetos pequeños. Coloque su brazo derecho sobre el respaldo del asiento y gire para que pueda mirar directamente por la ventana de atrás. No dependa de su espejo retrovisor o espejos laterales, porque usted no puede ver directamente detrás de su vehículo. Dé marcha atrás lentamente; es mucho más difícil conducir un vehículo cuando se está dando marcha atrás. Siempre que sea posible pida la ayuda de otra persona que esté fuera del vehículo para que lo ayude a dar marcha atrás.

Para Evitar los Colisiones Traseras

Muchos accidentes ocurren porque un vehículo choca contra la parte trasera de otro. A continuación está incluida una lista indicando algunas cosas que usted puede hacer para reducir el riesgo de que alguien choque contra la parte trasera de su vehículo.

Inspeccione con frecuencia las luces de los frenos para asegurarse de que estén limpias y funcionando adecuadamente.

Sepa lo que está pasando a su alrededor. Use su espejo retrovisor.

Use las señales correspondientes al doblar, parar y al cambiarse de carril.

Reduzca la velocidad gradualmente. Evite las acciones repentinas.

Conduzca junto con el flujo del tráfico (dentro del límite de velocidad). Conducir demasiado despacio puede ser tan peligroso como conducir demasiado rápido.

A fin de evitar golpear al vehículo que se encuentra delante de usted, mantenga por lo menos dos segundos de distancia. 

Comparte esta noticia:

Una Respuesta

  1. camilo andres sanchez

    me parece muy bueno porque así trataremos detener una ciudad mejor en la movilidad evitamos muertes y optendremos un buen servicio

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.