Comparte esta noticia:

Muchos pensarán que hay ciertas personas que por su cargo deben dar un correcto ejemplo de seguridad vial. ¿Os imagináis a dos policías condenados por fugarse tras un atropello, a un profesor de autoescuela cazado borracho al volante y a un concejal que da positivo en un control de alcoholemia? A todos se les presume que respetan las normas de seguridad vial y que, si hay a alguien a quien se le puede exigir un especial comportamiento en la carretera, es precisamente a ellos. Sin embargo, todos ellos han protagonizado algunas de las últimas noticias, precisamente, por su conducta irresponsable al volante.

Jugadores de fútbol, pilotos profesionales… ya casi no nos alerta que salgan en algún que otro reportaje o noticia cometiendo una infracción de seguridad vial. Como personajes famosos, deben dar ejemplo de buena conducta. Sin embargo, nos llama más la atención que personas que ocupan un cargo en la Administración, enseñan seguridad vial en las autoescuelas o se encargan de que se respete la ley y el orden lleven a cabo conductas irresponsables en la carretera.

Por un lado, tenemos a el concejal de Urbanismo del Ayuntamiento de Valencia, Alfonso Novo, que ha sido sancionado con 500 euros de sanción tras dar positivo en un control de alcoholemia. Los hechos tuvieron lugar en la noche del viernes. En una cena con su mujer y otras dos parejas, bebieron “vino y unas cervezas”. Sin embargo, esto no le impidió ponerse al volante. No se trata del primer político cazado con unas copas de más pero sí el último de este fin de semana.

Otra de las noticias más llamativas proviene de un profesor de autoescuela detenido por conducir en estado ebrio. Los hechos ocurrieron el pasado 15 de febrero, cuando los agentes de la guardia civil detuvieron a una persona que circula de forma temeraria por la carretera de Navacerrada. Y es que el vehículo invadía continuamente el carril izquierdo de la calzada reservado para el sentido contrario, creando así situaciones de riesgo. El conductor dio un resultado positivo de alcoholemia de 1,26 mg/l de aire expirado la primera vez y de 1,28 mg/l en la segunda prueba. Superaba en más de cinco veces la tasa de alcohol permitida, que es 0,25 mg/l. El profesor de autoescuela debe hacer frente a un delito contra la seguridad vial.

Por último, una de las noticias más llamativas ha tenido lugar en Palma. Allí, el Juzgado de lo Penal número 5 ha condenado a dos policías por atropellar a un ciclista que falleció como consecuencia del accidente. Ninguno de ellos le prestó auxilio. Los hechos tuvieron lugar en marzo de 2012 en la localidad mallorquina de Llucmajor, cuando una mujer fue arrollada por un coche cuando iba en bici. Los dos agentes se dieron a la fuga y fueron posteriormente arrestados por la Guardia Civil de Tráfico, que tras realizarles el test de alcoholemia, uno de ellos dio positivo.

Uno de los agentes ha sido condenado a 3 años y siete meses de prisión por un delito contra la seguridad vial y un delito de homicidio imprudente, así como a la pena de cuatro años de privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores. El segundo de los agentes ha resultado absuelto del delito de omisión de socorro por el que estaba imputado, aunque se le ha establecido una multa de 1.620 euros (a razón de 6 euros al día durante 9 meses).

Comparte esta noticia:

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.