Comparte esta noticia:

Los delitos contra la seguridad representan aproximadamente el 55% de los procedimientos que se tramitan como Diligencias Urgentes en los Juzgados de Instrucción, con un número en aumento progresivo en los últimos años, según la Memoria anual del Fiscal General del Estado correspondiente al Fiscal de Sala Coordinador de Seguridad Vial. Una tercera parte el total de escritos de acusación del Ministerio Fiscal corresponden a estas infracciones penales.

Entre las conclusiones presentadas en febrero de 2012, destaca la reducción de las condenas por los excesos de velocidad punibles en el art.379.1 dictadas en 2011 CP. En total, 449. ¿El motivo de esta reducción? El delito exige la superación de los límites máximos reglamentariamente establecidos en 60 km/h u 80 km/h según se circule por una vía urbana o interurbana  y  al exceso de velocidad hay que aplicarle los márgenes de error normativos (que oscilan entre un 4 y un 10%).

 

Por otro lado, los delitos de conducción temeraria, conducción con manifiesto desprecio y negativa a las pruebas de alcohol y drogas (art 380, 381 y 383 CP) con cifras de condenas de 1579, 143 y 2308, respectivamente, están asimismo experimentando una elevación  moderada  significativa en 2012. Es especialmente expresivo el número de condenas por conducción temeraria, siendo éste un delito tradicionalmente de escasa aplicación pese a su gravedad, siendo indicativa de una mayor persecución policial y eficacia judicial en su aplicación. Va unido como factor esencial a la velocidad, por lo que podemos sumar su estadística a la de los propios excesos de velocidad punible del art 379 para valorar  la respuesta penal a circulación con velocidades no permitidas por la ley.

Sin embargo, son los delitos por conducir bajo la influencia de drogas o alcohol (art.379.2 CP) y la conducción sin permiso o derecho a conducir (art.384.CP) los que generan un mayor número de condenas. Así, en 2011 hubo nada menos que 60.625 codenas por conducir superando los límites de alcohol establecidos. Por entonces, se presagiaba para diciembre de 2012 más de 70 mil condenas.

Es significativo el número de procedimientos por delitos del art 384 CP, en su mayoría el de conducir sin haber obtenido nunca permiso o licencia (art 384 inciso 3 CP). En 2011 hubo 26639 sentencias condenatorias. Igualmente se observaba un repunte en 2012 que previsiblemente llegaría a superar las 30.000 condenas a final de año. Podemos computar en 2011 un total de 65.102 penas de privación del derecho a conducir.

En lo que respecta a las penas de prisión, si atendemos al número de penados internos cuyo delito principal es un delito contra la seguridad vial (el delito principal es aquel castigado con una pena mayor, de haber cometido varios el interno), los datos para el año 2011 son los siguientes: 36 presos por excesos de velocidad punibles; 202 por conducir bajo el alcohol o drogas;  183 por conducción temeraria; 62 por negarse a someterse a las pruebas de alcohol o drogas; 258 por conducir sin permiso o habiéndolo perdido por pérdida de puntos o decisión judicial; y 30 por poner o crear obstáculos peligrosos en las vías o manteniéndolas en condiciones tales que generen grave peligro para los usuarios. En total, 771.

Entre los meses de diciembre de 2010 y 2011 hay un descenso considerable en el número de internos en Centros Penitenciarios cuya pena principal lo es por un delito contra la seguridad vial. Desde la Fiscalía de Seguridad Vial indican que este descenso anual puede venir motivado por la reforma del Código penal operada por LO 5/2010, de 22 de junio que introdujo para los delitos regulados en los arts. 379 y 384 CP  una modificación en la pena a imponer  sustituyendo la previsión anterior consistente en castigar estas conductas por una pena de prisión o una pena de multa y trabajos en beneficio de la comunidad, por una triple alternativa consistente en castigar las conductas con pena de prisión, pena de multa o pena de trabajos.  

Comparte esta noticia:

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.