Comparte esta noticia:

Aumentar la distancia de seguridad, reducir la velocidad o revisar la presión de los neumáticos son acciones que reducen el riesgo de accidente de tráfico ante condiciones adversas como las que está atravesando durante estos días buena parte de España. En Actualidad Vial repasamos cómo debemos cambiar nuestra forma de conducir ante este tipo de temporal.

Nieve, lluvia, viento… España se encuentra inmersa en una ola de frío que nos afecta a todos. Sin embargo,  nos podemos encontrar en una situación peligrosa si tenemos que coger el coche durante estos días y no ponemos en práctica una serie de medidas que velarán por nuestra seguridad.

Lo primordial es adaptar el tipo de conducción a las condiciones de la vía, la situación climatológica y aumentar la distancia de seguridad. Hay que tener en cuenta que en caso de frenada inesperada del vehículo que nos precede, se debe tener en cuenta que hacen falta entre 50 y 60 metros, de media, para detener un coche que circula a 120 km/h. Con el pavimento húmedo, la distancia de frenada se triplica, indican desde el RACC.

Debemos reducir la velocidad y conducir suavemente. Desde Fundtrafic aconsejan no dar acelerones ni frenar bruscamente. En este sentido, se recomienda utilizar las marchas largas y perseverar en mantener el control del vehículo. En caso de tener que frenar, deberemos reducir primero la marcha y, posteriormente, frenar suavemente.

Una buena opción es seguir el trazado de las marcas de los neumáticos de otros vehículos. Así, se podrá reconocer más fácilmente el recorrido de la carretera y las maniobras hechas por otros vehículos, como por ejemplo el trazado de una curva. Seguir las roderas también permite detectar obstáculos, como por ejemplo piedras. Se debe tener en cuenta que en las marcas antiguas puede haber hielo.

Antes de emprender el viaje, hay que revisar el estado de los neumáticos. El dibujo tiene que ser como mínimo de 1,6mm., pero los expertos recomiendan un mínimo de 3milímetros para continuar con unos niveles de adherencia seguros, sobre todo si la circulación es por pavimento deslizante. También es necesario comprobar que no tengan cortes ni ninguna anomalía.

Igualmente tenemos que verificar la presión de los neumáticos. La presión correcta depende del tipo de vehículo y está indicada en el mismo manual de mantenimiento. Hace falta revisar la presión en frío o como mínimo una hora después de haber circulado.

En determinadas circunstancias es obligatorio el uso de las cadenas en caso de nieve o hielo en la calzada y retirarlas en cuanto se abandone el tramo nevado. También tenemos que comprobar el estado de la batería, de los frenos y la dirección, así como el nivel de líquido anticongelante. Disponer de unas pinzas resulta de gran utilidad si hace falta recargar la batería con la ayuda de otro vehículo. También es necesario revisar los niveles de líquido anticongelante, de frenos, de limpiaparabrisas y de aceite, así como comprobar el estado de los amortiguadores, de los frenos y de la dirección.

Entre los elementos que deberíamos llevar en nuestro vehículo: linterna, guantes y el depósito de combustible lleno. Una linterna y guantes son elementos de seguridad muy necesarios en caso de avería, igual que el chaleco reflectante y los triángulos, de uso obligatorio. Tener el depósito de combustible lleno permite el uso de la calefacción si el vehículo queda inmovilizado. En caso de ser un coche de gasoil, se debe vigilar que este combustible no se congele. Igualmente, deberemos llevar unas cadenas (solamente se debe usar en caso de ser obligatorio o si nos encontramos con nieve acumulada en la calzada).

Las cadenas se deben colocar en las ruedas motrices, que son las que tienen tracción. En caso de duda, consulten el manual del vehículo. Después de usarlas, estacionaremos al lado de la vía por no dificultar el paso de otros vehículos. Una vez retiradas, las limpiaremos y las secaremos completamente para alargar su vida útil.

Es importante revisar cristales, luces y las escobillas para garantizar una buena visibilidad. Si se tiene que aparcar el vehículo en el exterior, es recomendable levantar las escobillas para que no se peguen al cristal y no se deterioren. Si el parabrisas se ha helado, es preferible activar la calefacción y no verter agua caliente.

Por supuesto, debemos consultar el estado de las carreteras antes de salir, evitando hacerlo en condiciones adversas y peligrosas.

En la web de la Dirección General de Tráfico (DGT) podemos hacer consultas vitales para nuestro viaje como:

Mapa del tráfico

Cámaras de tráfico

Restricciones

Previsiones

Puntos Negros

AEMET (Agencia Estatal de Meteorología)

Comparte esta noticia:

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.