Comparte esta noticia:

¿Hay diferencias entre un vehículo nuevo y uno viejo a la hora de poder sufrir un accidente? ¿Aumentan las probabilidades de tener un siniestro si vamos con un coche de muchos años? Entre 2009 y 2011 se ha producido un aumento en el peso de los accidentes de los vehículos con más de 10 años en los siniestros con víctimas, y también un aumento en el porcentaje de vehículos con más de 15 años en el conjunto de accidentes con heridos o fallecidos. No solo aumenta el número de colisiones, sino también el peso sobre el total de siniestros, tal y como revela un estudio realizado por Bosch y el Race. ¿Qué hubiese ocurrido si todos llevásemos cinturón? ¿Y si todos los coches contaran con ESP y ABS?

La antigüedad media del parque en España en 2012 era de 10,3 años. En cuanto al número de vehículos en circulación, en 2011 uno de cada cinco turismos tenía más de 15 años, y casi la mitad tenía más de 10 años, pese a los planes de incentivación iniciados en 1994.

Con el paso de los años, el peso de los vehículos de mayor antigüedad se va incrementando en los accidentes de tráfico. Mientras que en 2009, el 16,8% de los coches que habían sufrido un accidente tenía más de 10 años; en 2010 el porcentaje sube al 19,5%; y en 2011 al 22,1% sobre el total de siniestros. Lo mismo ocurre con los vehículos de más de 15 años. De estar presentes en el 5,8% en 2010 a figurar en el 6,4% en 2011.

Analizando los datos de fallecidos por siniestros de tráfico en 2011 en España, según el tipo de vía y la edad del vehículo, los turismos con una antigüedad de entre 15 y 25 años son los que presentan un mayor riesgo de mortalidad en caso de accidente. Por el contrario, los vehículos más nuevos (entre 0 y 4 años) son los que ofrecen una mayor probabilidad de sobrevivir en caso de colisión.

Según el presente estudio y según el uso del vehículo durante la semana, también existe un mayor riesgo de fallecer en caso de accidente con lesiones si viajamos en un vehículo con más de 15 años que con respecto un vehículo de menor edad. Por climatología, los turismos entre 15 y 25 años son los más lesivos en caso de siniestro con buen tiempo o con llovizna, principales causas atmosféricas de accidentalidad. En el caso de la llovizna, el riesgo de fallecer en un impacto se multiplica por tres en un vehículo con más de 15 años respecto a un vehículo nuevo.

También los turismos con más años son los que presentan un ratio de fallecidos por accidente con víctimas, muy superior al resto, en todos y cada uno de los principales tipos de siniestros. En las colisiones fronto-laterales, el riesgo de fallecer es cuatro veces más alto en un vehículo de entre 15 y 25 años que en uno nuevo. Y si tenemos en cuenta los datos de accidentes con víctimas entre 2010 y 2011, los turismos entre 15 y 25 años son los únicos que aumentan en siniestralidad en los cuatro tipos de impacto.

LA EDAD EN UNA PRUEBA DE IMPACTO

El informe también recoge las conclusiones de una prueba de impacto en el que se compara un choque entre vehículos con una diferencia de 20 años. Los resultados en seguridad demostraban como el conductor de un utilitario moderno (2007) sufría heridas de consideración, pero no había que temer por su vida. Por el contrario, el conductor del vehículo antiguo sufría lesiones que pusieron su vida seriamente en peligro y, quedaba atrapado en la cabina destrozada.

LOS SISTEMAS DE SEGURIDAD EN EL ACCIDENTE

Los sistemas se dividen en seguridad activa, que reduce el riesgo de accidente, y en seguridad pasiva, que ayuda a disminuir el riesgo de lesiones en caso de impacto. Según cada caso, y basado en investigaciones, se ha calculado un potencial de reducción de accidentes

Por ejemplo, un vehículo con ABS reduce un 6% el riesgo de colisión, por lo que aplicando estos cálculos en España, se podrían reducir 3.962 accidentes con víctimas en turismos tanto en zona urbana como interurbana , sobre un total de 66.030, y en 59 los muertos en turismos sobre un total de 977.

Si consideramos el ESP, un informe sueco afirma que reduce un 22,1% los accidentes por salida de la vía y un 32% los siniestros en condiciones climatológicas adversas. Si tomamos como base los accidentes con víctimas en España producidos en ciudad y en carretera, el número de accidentes en los que se ha visto implicado la llovizna (3.336), la lluvia fuerte (841) y el viento (199), se podrían evitar 1.400 accidentes con víctimas por climatología adversa si todos los vehículos equiparan ESP. Y si tomamos como referencia las colisiones por salidas de vía en ciudad y carretera, se produjeron un total de 1.713 siniestros por llovizna, por lluvia fuerte 457 y por viento 90, por lo que se podrían reducir 723 accidentes por climatología adversa con salida de vía.

¿Qué ocurriría si todos los pasajeros llevaran puesto el cinturón de seguridad y los más pequeños el correspondiente Sistema de Retención Infantil? El estudio indica quese podrían salvar la vida de 115 personas (como resultado de sumar los fallecidos sin cinturón en ciudad y carretera y dividirlo por la eficacia del 50%). En el caso de los sistemas de retención infantiles, con el uso correcto de los SRI se podría evitar la muerte de 14 niños, y lesiones a otros 3.844 menores.

En lo que respecta al airbag y tomando los datos de la DGT de accidentes en vehículos con más de 10 años, y calculando una reducción de las lesiones del 20%, se podría reducir el riesgo de daños en ocupantes ubicados en las plazas delanteras en 4.150 siniestros.

Y respecto al reposacabezas, presente en todos los vehículos, si todos los ocupantes hubieran utilizado de forma correcta este sistema, se podrían haber evitado lesiones en cuello y en zona cervical en 236 personas, según los datos recogidos en el anuario estadístico 2011, lesiones alguna de ellas medulares.

Tanto desde Race como desde Bosch abogan por potenciar el conocimiento y uso de los avances tecnológicos que se están llevando a cabo en materia de seguridad. Así, por ejemplo, el detector de fatiga ayudaría a reducir los 112 muertos por cansancio al volante en 2011, siempre que el conductor actúe de forma responsable ante el aviso de conducción prolongada, parando a descansar. Por ejemplo, el Control de Crucero Adaptativo (ACC) podría evitar el 5,7% de todos los potenciales accidentes de tráfico, reduciendo un 3% el consumo de combustible y las emisiones contaminantes según un estudio del proyecto EuroFOT. Por otro lado, el sistema predictivo de frenada de emergencia, que avisa al conductor en la fase previa al riesgo de colisión por alcance y, si es necesario, interviene de forma activa a la hora de frenar, ayudaría a reducir hasta un 27% los accidentes de tráfico y heridos, lo que equivaldría a una reducción de 5.288 siniestros en España.

Comparte esta noticia:

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.