Comparte esta noticia:

Abrocharse el cinturón de seguridad reduce el riesgo de muerte entre los pasajeros de los asientos delanteros de un 40% a un 65% y puede disminuir el número de muertes entre los ocupantes de los asientos traseros hasta un 75%, según la Organización Mundial de la Salud (OMS) en su último informe.

 UN CHOQUE: TRES COLISIONES

Desde la Dirección General de Tráfico (DGT) advierten que, en caso de choque, los ocupantes de un vehículo sufren tres colisiones en el mismo accidente:

1. Una primera, en la que el vehículo impacta con otro objeto (bien sea vehículo, objeto estacionario, ser humano o animal.

2. Una segunda colisión entre el ocupante que no va sujeto y el interior del vehículo.

3. Tercera colisión cuando los órganos internos del cuerpo golpean contra la pared torácica o la estructura ósea.

La segunda colisión es generalmente la responsable de las heridas, que en numerosos casos son mortales y que se pueden reducir significativamente usando cinturones de seguridad y sistemas de retención infantil.

 BENEFICIOS

Para todos aquellos usuarios de vehículos que todavía no hacen uso del cinturón de seguridad, la DGT les recuerda algunos de los múltiples beneficios que supone llevarlo puesto:

-Reduce a la mitad el riesgo de muerte en caso de accidente.

-Disminuye el riesgo de contacto con el interior del vehículo o reduce la gravedad de las heridas.

-Distribuye las fuerzas del choque sobre las partes más fuertes del cuerpo humano.

-Impide que el ocupante sea expulsado del vehículo en caso de impacto.

-Evita que se lesionen otros ocupantes.

FUNCIONAMIENTO

Cuando un coche para súbitamente, el trabajo de un cinturón de seguridad es esparcir la fuerza de parada por diferentes partes de tu cuerpo para minimizar los daños.

Un cinturón de seguridad tradicional se compone de una cinta que recorre tu abdomen desde el hombro a la pelvis donde va fuertemente fijada a la estructura del coche. Cuando el cinturón está puesto correctamente, la fuerza de parada se aplica mayoritariamente al torso, pero al extenderse por una parte amplia del cuerpo, la fuerza no se concentra en un solo área, reduciendo los daños.

El material con el que están hechos los cinturones es flexible, por lo que en caso de parada súbita, se estira haciendo mitigando la violencia de la parada. Tienen la habilidad de extenderse y retraerse. Si te inclinas hacia delante despacio, el cinturón permitirá este movimiento, pero en caso de colisión, el cinturón se quedará fijado y te mantendrá en el sitio.

UNA INFRACCIÓN GRAVE

Debido a la importancia que tiene el uso de los dispositivos de retención en la seguridad de los ocupantes de los vehículos, no hacer uso del mismo supone cometer una infracción grave, que lleva aparejada una multa de 200 euros y la retirada de 3 puntos del permiso de conducir, en el caso de que se trate del conductor.

Comparte esta noticia:

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.