Comparte esta noticia:

Casi 4 millones de automovilistas utilizan el móvil como smartphone durante la conducción, según datos del estudio #StopChatear, presentado hoy por BP, CASTROL y RACE. De acuerdo con esta investigación, el 50% de estos usos corresponde a aplicaciones para chatear, tipo WhatsApp. La conducción distraída o desatenta supone, según cifras de la DGT, la causa de más del 50% de los accidentes con víctimas. 

Más de 13 millones de conductores (60% de los encuestados) reconocen haber utilizado el móvil durante la conducción. Entre éstos, 2,7 millones admiten llamar o recibir llamadas sin utilizar la función de “manos libres”.

Uno de los datos más llamativos son los 3,9 millones de automovilistas que utilizan las funciones de smartphone (revisar el correo, navegar por Internet, aplicaciones y juegos, chatear) mientras conducen. El 22 % de los encuestados admite utilizarlo “a veces”, pero hasta un 7% (260.000 conductores) reconocen usarlo “Muchas veces” o “Siempre” cuando están al volante.

El perfil de usuario del smartphone durante la conducción es el de un conductor o conductora joven, menor de 34 años, que viaja solo/a en el vehículo, de camino al trabajo, en horario de mañana, y que utiliza el Whatsapp mientras se encuentra parado/a en un semáforo en rojo.

La edad del conductor es un factor clave que determina uso principal que se da al teléfono durante la conducción. Mientras que el 35% de los más jóvenes (18-34 años) utiliza el teléfono como smartphone mientras conduce, este uso es casi nulo para mayores de 65 años, quienes demuestran además la actitud más responsable (el 67% no emplea el teléfono absolutamente para nada durante la conducción).

Las aplicaciones de chateo como el WhatsApp son las más empleadas al volante. Uno de cada dos conductores que utiliza el smartphone está chateando. El segundo uso más popular son las aplicaciones de ayuda a la conducción (más del 26%), seguido de los mensajes de texto (7,5%), la navegación por webs (5,6%), hacer fotos/videos (casi 3,5%) y uso de redes sociales (casi 2%).

Los semáforos en rojo (36%) y los atascos o retenciones (30%) demuestran ser los momentos en que respondemos más a la tentación de consultar o utilizar el smartphone. El dato más preocupante es que incluso el 18% de los conductores (705.000) que emplean el smartphone al volante reconocen hacerlo mientras están en marcha.

Otro de los factores que propician el uso del smartphone es conducir solo. El 87% de los conductores que lo utilizan viajan en solitario.

Indicar, además, que el smartphone se emplea al volante fundamentalmente en ciudad (3 de cada 4 casos) y principalmente en el trayecto para ir o venir del trabajo (41%).

CONDUCTA PELIGROSA

Y es que más de 20.000 conductores (0,53% de los encuestados) han tenido ya un percance al volante por usar su smartphone y casi 560.000 (15%) han estado a punto de sufrirlo. Además, los conductores son conscientes de la peligrosidad de esta conducta, puesto que 9 de cada 10 califican de bastante o muy peligrosa la utilización del smartphone en la conducción. La sanción por utilizar el móvil o cualquier otro tipo de dispositivo sin manos libres es de 200 euros y 3 puntos.

DATOS IN SITU

Para apoyar esta investigación se ha realizado un estudio observacional con más de 37.000 observaciones en semáforos de avenidas o calles principales de 16 ciudades españolas.

De acuerdo con esta investigación, el 3,5 % de los conductores observados estaban interactuando en ese momento con el teléfono móvil, ya sea en parados o en marcha. El tramo horario en el que se observó mayor uso es el de 8 a 11 de la mañana, con un 4,2% de los casos.

El estudio observacional ha confirmado que el nivel de uso del móvil al volante se eleva durante las pausas en rojo de los semáforos (al 5,5% de los observados). Sorprende que incluso cuando el semáforo está en verde y el vehículo en movimiento, el 2,3% de los observados continuaban usando el smartphone.

De los conductores que han sido “pillados” usando el móvil, un 40% estaba hablando sin manos libres, mientras que el 60% estaba leyendo, escribiendo o interactuando con el móvil.

Tenerife y Sevilla, con el 8,4% de los conductores observados; y Barcelona (5,1%) son las ciudades en las que más se ha “sorprendido” a los conductores utilizando el móvil, mientras que Logroño (0,9%), Madrid (1,9%) o Toledo (2,1%) están entre las menos “infractoras”.

Son los conductores de Logroño, Cáceres, Toledo, Sevilla, Oviedo, Murcia y Tenerife quienes hablan significativamente más por teléfono, y sin embargo los de Zaragoza, Vitoria, Pamplona, Madrid, Valladolid, Barcelona y Mallorca, realizan un mayor uso como smartphone.

Comparte esta noticia:

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.