Comparte esta noticia:

Durante 2012 se produjeron 52.411 accidentes laborales de tráfico en los que fallecieron 180 personas y 1.079 resultaron heridas graves. El fiscal de Seguridad Vial, Bartolomé Vargas, ha querido valorar la importancia de la educación y la formación en seguridad vial en el terreno empresarial. ‘La seguridad vial laboral es la educación del propio empresario y trabajador en los valores de seguridad vial. La prevención y buenas prácticas son las que deben impulsarse para que el trabajador esté seguro, el empresario también y para que, en definitiva, el resto de ciudadanos se sientan seguros’, ha indicado con motivo de su comparecencia en la Jornada ‘Seguridad Vial en la Empresa, una visión global para una gestión eficaz’, organizada por Fundtrafic y la Asociación Estatal de Víctimas de Accidentes DIA para conmemorar su décimo aniversario.

En declaraciones a  ActualidadVial, el fiscal de Seguridad Vial, Bartolomé Vargas, ha destacado la importancia de los planes de formación y prevención. Así, ha hecho hincapié en la propuesta legislativa que han promovido para que en la LOMCE haya educación vial en los colegios. ‘Más importante que la sanción es todavía la educación. La empresa, desde luego, puede prestar, y así lo hace, una importantísima colaboración a la seguridad vial’. Así, ha realizado una llamada de atención para que el empresario intensifique todavía más su compromiso ya existente en la reducción de la siniestralidad vial. ‘Creemos más que en la pena, que la aplicamos, en la educación y la prevención y en las técnicas de organizarse en la empresa para que los trabajadores conduzcan los vehículos adecuados con los trayectos adecuados y horarios adecuados…para que lo hagan de manera más eficaz para su propia empresa y, por supuesto, respetando su misma integridad física’, ha añadido.

En esta línea, el Fiscal ha hecho hincapié en las 100.000 condenas por alcohol, conducción sin permiso, conducción temeraria y exceso de velocidad punible. ‘Demuestra que hay eficacia en la aplicación de la ley penal que se debe a las policías judiciales de tráfico, fiscales y jueces. Condenas por delito de peligro que se ejecutan de inmediato y que tienen una respuesta para hacer frente al sentimiento de impunidad’, ha indicado. Al respecto, ha añadido que ‘los ciudadanos empiezan a saber que si incumplen estas normas, antes o después van a ser sorprendidos por la policía judicial y van a ser llevados ante el juez y el fiscal va a estar ahí. Creo que se está colaborando hacia la creación de una conciencia de respeto con unos valores que se aplican a todos los ámbitos, como puede ser el de la empresa’.

Aunque se tratan de conductas puntuales y aisladas, ‘son graves cuando se producen’. Hablamos de aquellas conductas que infringen la ley. Entre ellas encontramos: más horas de conducción, carga excesiva, manipulación del tacógrafo… ¿Qué ocurre en estos casos? Cuando se trata de una actuación gravemente imprudente con resultado de muerte, puede ser imputado tanto el trabajador (conductor) como el empresario. El Fiscal de Seguridad Vial ha indicado que hablaríamos de penas de unos 4 años de prisión. ‘Cuando hay lesiones graves y una grave imprudencia, que puede ser tanto por el conductor, directivo o empresario por deberes incumplidos, demostrables y conectados causalmente con el accidente, en esta caso actuamos como contra cualquier otro ciudadano que incumpla la ley’, ha destacado Vargas.

Comparte esta noticia:

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.