Comparte esta noticia:

Nada menos que 507 personas mayores de 64 años de edad fallecieron en accidentes de tráfico en 2012, el 27% del total de las víctimas mortales. Igualmente, 1.569 resultaron heridas graves y 8.271 leves. A pesar de que la mayoría de estos accidentes tuvo lugar en vía urbana, la mayoría de los fallecimientos se registraron en vías interurbanas. Concretamente, un 64%. La Confederación Nacional de Autoescuelas (CNAE) indica que, teniendo en cuenta la cifra de conductores de más de 64 años y los pocos kilómetros que recorren al año, se puede afirmar que ‘tienen un elevado índice de siniestralidad’.

En el año 2010 más de dos millones de conductores en España superaban los 64 años, lo cual supone casi un 10% del total, según datos de la Dirección General de Tráfico. Desde CNAE hacen hincapié en el deterioro de sus capacidades físicas (visión, audición o psicomotrices) y el consumo de fármacos (el 20% toma alrededor de cinco medicamentos al día), factores que convierten a este colectivo en ‘vulnerable’.  ‘De hecho sufren lesiones más graves y tienen más probabilidades de fallecer que los jóvenes, en un mismo tipo de accidente de tráfico’, señalan en nota de prensa.

¿QUÉ CAPACIDADES FÍSICAS SE VEN DETERIORADAS EN LOS ANCIANOS?

-Visión: el campo visual se estrecha a medida que nos hacemos mayores. Aparecen más problemas para detectar objetos y movimientos en los laterales del campo visual. Estos problemas se agudizan durante la noche; además, son más vulnerables a los deslumbramientos.

-Audición: Les cuesta más trabajo reconocer o distinguir los sonidos y saber de dónde vienen. La percepción sonora del tráfico que les rodea se ve mermada.

-Consumo de medicamentos: Existe un elevado número de fármacos que afectan negativamente a las capacidades para conducir; el 20% de las personas mayores de 65 años consume alrededor de cinco medicamentos al día.

RECOMENDACIONES PARA EVITAR EL ACCIDENTE

Como conductor:

-Los conductores de avanzada edad suelen tener más problemas en las intersecciones y a la hora de incorporarse y salir de las vías por donde se circula a alta velocidad. Por ello, cuando los conductores más jóvenes perciban esta situación de agobio, deberán darles tiempo suficiente y no presionarles, para que tomen la decisión adecuada y segura.

-El campo visual se estrecha y se perciben con más dificultad los objetos y los movimientos. Por eso, es aconsejable estacionar marcha atrás, pues se tendrá una mayor visibilidad al salir.

-Se recomienda vestir ropa que facilite los movimientos y que no impida el correcto funcionamiento del cinturón de seguridad.

-Leer bien los prospectos de los fármacos que se consuman, además de mantener la dosis prescrita por el especialista. Consultar al médico los posibles efectos de la medicación en la conducción.

-Otras: evitar conducir al amanecer, utilizar gafas de sol, no abrir las ventanillas mientras se circula, mantener limpios los conductos de ventilación, no automedicarse y no consumir alcohol.

Como peatón:

El 54% de los 376 peatones fallecidos el año pasado tenía más de 64 años. Cruzar la calle por lugares inadecuados o sin mirar son algunas de las causas más frecuentes de los atropellos. Desde CNAE destacan que suelen tener más accidentes cuando van solos que cuando van con niños que están a su cargo, ya que intentan darles buen ejemplo.

Los conductores deben mostrarse especialmente cuidadosos con los peatones de mayor edad ya que se pueden encontrar con una serie de problemas:

-Con exceso de ruido en el ambiente, no escuchan bien y puede que no se den cuenta de si se acerca un vehículo o no.

-No aprecian correctamente la velocidad de los vehículos.

-En algunas ocasiones, por ejemplo, cuando la calzada es ancha, no distinguen bien los colores de los semáforos.

-En algunas zonas hay pocos pasos para peatones y, a veces, los bordillos son demasiado altos para ellos. Además, pueden encontrarse con obstáculos en las aceras: coches mal estacionados, bolardos, mobiliario urbano…

-Algunas calles pueden estar mal iluminadas, o bien, ser demasiado anchas para cruzar. De hecho, pueden necesitar hasta cuatro segundos más que otra persona más joven para cruzar una calle de 16 metros de ancho.

-Pueden tener problemas de orientación cuando no conocen bien las calles.

Comparte esta noticia:

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.