Comparte esta noticia:

Desde la Asociación Estatal de Víctimas de Accidentes DIA (www.asociaciondia.org) confían en que la nueva visibilidad de los radares móviles contribuya a la reducción de la siniestralidad vial. La velocidad excesiva es una de las principales causas de accidentes mortales en España. ‘Sin duda, con el conocimiento de su ubicación se conseguirá que muchos levanten el pie del acelerador y se salven muchas vidas’, han destacado en un comunicado.

En este sentido, desde la asociación consideran que es un ejercicio de transparencia que debería haberse planteado mucho antes. ‘Los radares no están ahí con un fin recaudatoria. El objetivo principal que debe tener cada radar es evitar siniestros, víctimas mortales y heridos’, apuntan.

Así, el presidente de Asociación DIA, Francisco Canes, ha remarcado que ‘es  una medida positiva pero que debe venir acompañada de otras acciones. Si queremos frenar este repunte de la siniestralidad vial, se deben poner en marcha más campañas de concienciación y de vigilancia de otras infracciones, como son las distracciones; y por supuesto, realizar una importante inversión en carreteras. El factor humano está muy presente en los siniestros de tráfico pero no siempre es el único causante’.

Con todo ello, desde Asociación DIA piden a los conductores que no se basen en el umbral de tolerancia de los radares para fijar su velocidad en la carretera. Siempre debemos cumplir con los límites establecidos y adaptar nuestra velocidad a las circunstancias climatológicas y situación de la vía. No circulemos a 125 o 130 km/h porque sepamos que no va a saltar la multa hasta los 131 km/h. ‘Si la velocidad máxima es de 120 km/h, es por un motivo. No pongamos en riesgo nuestras vidas por llegar antes a nuestro destino’, ha concluido Canes.

En este sentido, también han valorado positivamente la nueva diferenciación que realizarán los radares según el tipo de vehículo y la sustitución de 30 radares de punto por radares de tramo. ‘Es importante diferenciar el tipo de vehículo para conocer si está cumpliendo o no con los límites marcados’, añaden y destacan que así evitaremos que muchos que deben circular a una velocidad menor se aprovechen de la que hasta ahora era una debilidad de los radares. Por otro lado, apuntan que los radares de tramo conseguirán que no solo frenemos ante un radar de manera puntual. ‘Evitaremos así los numerosos frenazos que se producen cuando se aproxima un punto de control. El conductor deberá llevar una velocidad adecuada al menos durante buena parte de su trayecto’, concluyen.

 

 

Comparte esta noticia:

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.