Comparte esta noticia:

La supresión de faltas hará que buena parte de los accidentes de tráfico que antes se discutían en los juzgados queden fuera del ámbito penal y pasen a lo civil. De esta forma, las víctimas de tráfico que quieran reclamar una indemnización deberán pagarlo de su bolsillo. Quedan así obligadas a pagar las tasas judiciales y los peritos especializados. Desde la Asociación Estatal de Víctimas de Accidentes DIA han mostrado su rotundo rechazo a la reforma del Código Penal aprobada el 21 de enero de 2015 en el Congreso de los Diputados. Su presidente, Francisco Canes, considera que se produce una desprotección de las víctimas de tráfico y que se aumenta la desigualdad.

Y es que la inmensa mayoría de las lesiones provocadas por la siniestralidad en las carreteras quedarán fuera del ámbito penal y pasarán al civil. La reforma ha sido aprobada por el Pleno en el Congreso de los Diputados con 186 votos a favor, 144 en contra y 1 abstención. Pasa ahora al Senado.

El presidente de Asociación DIA ha remarcado que con esta reforma las víctimas de tráfico que quieran litigar por la vía civil para obtener una indemnización deberán hacerlo solas ante una aseguradora y pagando de su bolsillo las tasas judiciales. ‘Deja así claro una desigualdad entre quienes pueden permitírselo económicamente y quienes no’, ha señalado Canes.

Esta situación se agrava con la despenalización de las faltas. El presidente de la asociación ha hecho hincapié en que cuando había una falta se abría procedimiento penal y las Fuerzas del Estado y un forense levantaban atestado de lesiones y de lo ocurrido en el siniestro. ‘Ahora, si no ven que tenga respuesta penal no levantarán atestado y todo se va a quedar en un tema a solucionar entre la víctima y la aseguradora, teniendo la primera, además, que pagar tasas’, añade.

En opinión de Francisco Canes, en el nuevo Código Penal se debería valora más las consecuencias del accidente que la gravedad de la infracción. Y es que considera que hay infracciones leves como saltarse un ceda el paso o no llevar las gafas cuando es obligatorio que pueden tener un grave y fatídico resultado como puede ser el fallecimiento de una persona. ‘Si hablamos de una infracción leve, no hay juicio penal y tampoco existe la posibilidad de que las familias puedan tener una respuesta penal’, ha indicado.

Comparte esta noticia:

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.