Comparte esta noticia:

Se han reducido las víctimas de accidentes de tráfico de una manera destacada, lo que quiere decir que se está haciendo un buen trabajo en materia de seguridad vial. Sin embargo, todavía existen muchos puntos por mejorar. ‘Es la primera vez desde 1965 que la accidentalidad vial no alcanza las 2.000 víctimas mortales.

A pesar de todo, un total de 1.903 personas perdieron la vida en nuestras carreteras en 2012, personas con rostro, familia y una vida por delante que se vio truncada por un siniestro de tráfico’, ha remarcado Francisco Canes, presidente de la Asociación Estatal de Víctimas de Accidentes DIA. Esto quiere decir que queda todavía mucho trabajo por hacer.

MEJORA EN EL MANTENIMIENTO DE LAS CARRETERAS
Nos preocupa que este descenso se pueda ver interrumpido por el escaso mantenimiento que se está realizando en las carreteras. ‘Tenemos miedo que por el mal estado y el progresivo deterioro de nuestras vías se pueda producir un repunte en la siniestralidad vial después de todos los años de trabajo y lucha. Debemos tener en cuenta que muchos accidentes se producen o los daños se agravan por la mala situación del firme. Por este motivo, estamos pendientes de ser recibidos por la ministra de Fomento para transmitirle nuestra preocupación. Las carreteras en mal estado se traducen en más accidentes’, ha indicado el presidente de Asociación DIA, quien ha destacado que ‘este argumento de responsabilidad de la administración sirve para el descarrilamiento del Alvia y para las carreteras. Se deben exigir responsabilidades penales a quienes permiten, por su mala gestión, accidentes con muertos y heridos’.

INCREMENTO DE LAS VÍCTIMAS MORTALES EN VÍAS URBANA
Las vías interurbanas siguen con el mayor número de víctimas mortales. Concretamente, 1.442 personas perdieron la vida en autopistas, autovías o vías convencionales. Sin embargo, se trata de un 10% menos que en 2011. Este descenso no se ha visto reflejado en las vías urbanas, donde ha habido un 1% más de fallecidos (461 muertos).
‘La autoridades locales deben asumir una mayor responsabilidad y adoptar medidas serias encaminadas a la reducción de su siniestralidad vial que pasen por fomentar la educación vial y una mayor vigilancia de la policía local’, ha destacado el presidente de la asociación.

MÁS CICLISTAS FALLECIDOS
Polémico ha sido el tema del casco ciclista obligatorio en ciudad. Sin embargo, la cifra de víctimas mortales en 2012 nos indica que se está produciendo un repunte. Y es que 72 ciclistas perdieron la vida el año pasado (19 en ciudad). Son 23 fallecidos más. Igualmente, 572 resultaron heridas graves (268 en vía urbana) y 4.362 heridos leves (3.170 en ciudad). A esto hay que añadir que, según datos de Tráfico, en 2012 no hubo ningún muerto menor de 14 años.
‘También se trata de inculcar valores a los más pequeños. Si un niño observa que sus padres siempre se ponen el cinturón de seguridad, se lo pondrá. Si este menor ve que su padre lleva siempre el casco ciclista, él repetirá esta misma acción. Creemos que no se puede dudar de la eficacia de este sistema de seguridad y que ayuda, en buena parte de los casos, a reducir las secuelas en caso de un accidente de tráfico, especialmente en ciudad’, ha añadido el presidente de DIA.
Tráfico ha dado una información significativa: 140 personas podrían haber salvado la vida si hubiesen utilizado el cinturón de seguridad o casco. ‘Motivos suficientes para que todos usemos estos sistemas de seguridad vitales y sigamos promoviendo su uso. Todavía queda mucho trabajo por hacer en materia de concienciación’, ha concluido el presidente de Asociación DIA.

Comparte esta noticia:

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.