Comparte esta noticia:

La Cámara de los Comunes británica ha aprobado la prohibición de fumar en los vehículos que transporten a menores de 18 años. Se trata de una medida promovida por la oposición laborista y criticada por muchos al considerarse una intromisión excesiva en la vida privada del ciudadano. Esta medida se encuentra dentro de la lucha contra el tabaco que ha venido llevando a cabo el Gobierno inglés. Aquí, en España, se ha hablado mucho sobre este tema, aunque siempre se ha enfocado a la distracción que supone el fumar mientras se conduce.

A partir de ahora, el Ministerio de Sanidad inglés podrá regular que se convierta en delito que el conductor fume siempre que haya menores en su interior (menores de 18 años). La medida sólo afectará a Inglaterra, aunque los gobiernos autónomos de Gales, Escocia e Irlanda del Norte están considerando medidas similares.

Además de los problemas de salud, en España se ha abordado el tema en numerosas ocasiones haciendo especial hincapié a la distracción que supone el encender un cigarrillo mientras se conduce. Buscar el paquete, coger el mechero, encenderlo, eliminar la ceniza… No podemos olvidar que el simple hecho de encender un cigarrillo implica una distracción mínima de cuatro segundos. A una velocidad de 110 km/h, recorremos nada menos que 120 metros sin control, según datos de la Dirección General de Tráfico (DGT).

Una de las últimas encuestas realizadas sobre este tema indica que el 53% de los españoles está de acuerdo en que fumar mientras se conduce es ‘una distracción peligrosa’ y vería, por tanto, con buenos ojos la prohibición de esta práctica al volante. El estudio difundido por AutoScout24 en 2011 señala que esta distracción es similar a la que provocan los teléfonos móviles y dispositivos de navegación como el GPS, cuya manipulación al volante ya está sancionado por Tráfico.

El restante 47% opina que la decisión es estrictamente personal y, como tal, “debe recaer sólo en el conductor del vehículo”.

Por último, el estudio señala que ocho de cada diez conductores españoles se niegan a dejar fumar en su coche. Lo consideran molesto. Aunque un 20% de ellos estaría dispuesto a transigir en función de quién sea la persona que se lo pida.

¿Va a influir la medida inglesa en España? ¿Se debería prohibir fumar a volante por temas de salud y seguridad vial? 

Comparte esta noticia:

2 Respuestas

  1. antonio

    Dos cosas: no miro el asunto, es decir:esta mal que se fume con menores dentro del coche pero de ahí a que sea un delito…¡¡. Dos: me parece intolerable el pensar en un civil, metiendo la nariz dentro de mi coche para ver si huele a tabaco o no.A este paso también tendremos que consentir que las autoridades registren nuestras casas para ver si bebemos o no cubatas, si la abuela fuma o si tomamos pastillas para dormir,o cualquier otra que se les ocurra..al tiempo…

    Responder
  2. susana

    A favor sin lugar a dudas, es beneficioso para el conductor, para los acompañantes y para el resto de los vehículos ( ya que se presta màs atenciòn al volante que a la búsqueda de mechero…)y por otro lado me parece patético que los que tengan que imponer sentido común a esos padre que fuman con sus hijos en un pequeño habitáculo sean las leyes y no el amor hacia sus hijos

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.